LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 14/09/22. Amigas y amigos: La parábola de esta semana tiene cierta controversia. Se trata del administrador injusto que, de una forma muy poco ética, se granjea la simpatía de los deudores de su amo para que le reciban bien cuando pierda su trabajo. No es que Jesús esté animando a ser sagaces con este tipo de operaciones, pero tampoco hay que descafeinar el relato pensando que el administrador estaba renunciando simplemente a sus comisiones. Las parábolas tienen ese punto de exageración para llamar la atención del oyente y mover a una reflexión. ¿Cómo es mi relación con las riquezas? ¿Mi compromiso con la causa de Jesús es tan intenso que me agudiza el ingenio?

Hay distintas actividades para las próximas semanas, que podéis ver en el Tablón de Anuncios.

Hemos recibido varias quejas respecto a un artículo sobre Cuba. No pretendía mostrar una opinión política sino teológica y de religiosidad muy poco adulta. A veces se nos olvida que hay gente que carga a Dios con la responsabilidad de lo que ocurre y es interesante leerlo para pensar cuál es nuestro pensamiento al respecto. Podéis ampliar el tema en la sección de Cartas que nos llegan. Lamentamos haya causado cierto malestar.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lucas 16, 1-13Había un hombre rico que tenía un administrador, y le fueron con el cuento de que éste derrochaba sus bienes.

Miguel Ángel Munárriz: Las parábolasMás que dar un mensaje, las parábolas provocan la necesidad de dar una respuesta.

José Luis Sicre: Elogio del administrador ladrón y tramposoQue Jesús ponga de modelo a un administrador ladrón y tramposo, es algo que desconcierta y escandaliza a mucha gente.