Unión Africana pide a países ricos que den vacunas al continente en vez de acumularlas para terceras dosis
13 septiembre, 2021
El Papa advierte de los «colonialismos ideológicos», la «superficialidad del consumo» y la corrupción
14 septiembre, 2021
Mostrar todo

La Exaltación de la Cruz, símbolo de amor divino

Un santo para cada día: 14 de septiembre

Quienes solo acierten a ver la cruz como un patíbulo entenderán que en esa exaltación hay algo de macabro; lo que no saben es que, a los ojos de un cristiano, lo que se ve es un signo de amor y de redención, un árbol del que pende el más sabroso de los frutos, porque la muerte de Cristo significa vida.

 

La cruz tardó un tiempo en ser el símbolo cristiano por excelencia tal y como lo conocemos hoy. Los primeros cristianos veían en ella un instrumento de horror y de tortura como podía ser por ejemplo la horca o la picota. La cruz era tenida como escándalo para los judíos, necedad para los gentiles y para los primeros cristianos era motivo de humillación. Seguramente por influencia de Pablo de Tarso este sentimiento va cambiando y en el siglo II nos encontramos con que los seguidores de Cristo se van familiarizando con este símbolo. Le llevan tatuado en la frente, las manos, colgado del cuello, lo esculpen en las lápidas y en tiempos de la persecución de los emperadores romanos es utilizado como señal secreta de identificación entre ellos. 

En este acercamiento hacia la cruz como símbolo cristiano tiene gran importancia el suceso que nos ha llegado por tradición, según el cual, la reina Elena, madre del emperador Constantino, que había oficializado el cristianismo, emprendió la búsqueda del madero santo y después de haber realizado unas excavaciones, logra encontrarlo. Para custodiar tan preciado tesoro, Constantino a instancias de su madre Elena, hizo construir allí mismo una basílica, conocida con el nombre de Santo Sepulcro, donde custodiar la santa reliquia. Allí se ofreció por primera vez al culto un 14 de septiembre del año 335, de aquí que se fijara esta fecha para la celebración de esta festividad. A partir de entonces se despertó en las conciencias una devoción desbordada. Los caminos que conducen a Jerusalén se llenaron de peregrinos: príncipes, obispos, monjes, devotos, todos con el mismo objetivo se dirigían a la Ciudad Santa para adorar la Cruz, dándose cita extranjeros de todas las nacionalidades, pero esto iba a tener su final.  

 

Para seguir leyendo: https://www.religiondigital.org/un_santo_para_cada_dia/Exaltacion-Cruz-simbolo-amor-divino_7_2377632219.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández