PeBeFa Nº 34. Mayo-Agosto 2021
17 mayo, 2021
Imaginación y creatividad: claves para sobrevivir en el mundo pos-covid-19
18 mayo, 2021
Mostrar todo

África empieza a tener buen color.

África crece al ritmo del 6% y se espera que mejore en los próximos años, pero le falta un destino para que la gente de traje y corbata pueda cerrar sus acuerdos comerciales con sus contrapartes africanos.

José María F. Ameneiro 17 de mayo de 2021

Aquí empezó todo. No son muchas las verdades científicas comúnmente aceptadas, pero una de ella es que los primeros homínidos (cientos de miles de años atrás) precursores del actual humano, aparecieron en el vasto continente que hoy denominamos África.

A su vez, procedían de los primeros homínidos o ancestro común entre los chimpancés y el ser humano (unos 7 millones de años de antigüedad) y, al saltar hacia lo que ahora es Europa y Asia Menor, se cruzaron y extinguieron (aún está por demostrar cómo) al Neandertal, cruzando los genes que nos han llevado a lo que hoy somos. En los últimos años empiezo a estar convencido de todo o, al menos, gran parte de la “movida” tornará a esa tierra de donde brotó.

Los griegos, esos grandes creadores de nombres de la historia, nos legaron el nombre de África (a=sin y rhrigos=frío, es decir, continente sin frío) a esa enorme península de más de 30 millones de kilómetros cuadrados -el tercer continente más grande tras Asia y América- que, junto a la única isla realmente grande en su contorno, Madagascar, forma en el imaginario colectivo la tierra más inhóspita y exótica de las superficies emergentes del globo.

A mí mismo, un apasionado de la geografía y la naturaleza, me cuesta comprimir en el magín lo que África representa. Su aspecto es sólido y macizo, y es extraño que tenga casi la misma longitud de Este a Oeste (7.009 kilómetros de Mogadiscio a Dakar) que de Norte a Sur (7.248 kilómetros de Trípoli a Ciudad del Cabo).

El continente africano, a fecha de hoy, aunque todos estamos seguros de que mudarán, tiene 54 países, uno por semana del año y nos sobran dos, alberga el río más largo del mundo, el Nilo, que con sus 6.650 kilómetros baña orillas de diez países, desde su nacimiento en el lago Victoria hasta desaguar en el Mediterráneo, uniendo el África negra con el África sahariana, aunque posee otros ríos infinitos como el Congo o el Níger.

Para seguir leyendo:  https://www.economiadigital.es/ideas/africa-empieza-a-tener-buen-color.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández