RCA | Elecciones presidenciales: ¿la invalidación de la candidatura de Bozizé podría poner en peligro las elecciones?
4 mayo, 2021
Fray Miguel, 82 años, medio siglo en África: reza por «otra evangelización, de intimidad con Dios»
4 mayo, 2021
Mostrar todo

RDC | La fuga de la prisión de Kangbayi (Beni) y los secretos inconfesables

«A las FDA (Fuerzas Democráticas Aliadas), nunca las volverán a ver», dijo el ministro de Defensa congoleño Aimé Ngoy Mukena en Beni el 26 de septiembre de 2020. Apenas veinticuatro días después, unos hombres armados llegaron a la prisión de Kangbayi en Beni, abrieron el portón y dejaron escapar a 1.340 detenidos. Como de costumbre, la operación se atribuyó al misterioso [grupo rebelde] «FDA» y, por tanto, al Estado Islámico, lo que dejó a los observadores perplejos. Hablaremos de esto más adelante. En el presente análisis, tratamos de explorar los misterios que rodean esta operación, cuya gravedad ha afectado de manera considerable a la credibilidad del Estado e incluso a su colaboración con la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), en relación con la cuestión de la seguridad después de años de tragedias de los que se supone que han aprendido la lección. 

Así pues, presentaremos los hechos tal como se han recogido de nuestras fuentes, describiendo una operación realizada con total calma (I) e intentaremos analizar la credibilidad de la versión oficial y el papel del Estado Islámico (II).

I. Una operación realizada con total calma

Kangbayi: Ubicación y capacidad

La prisión de Kangbayi se encuentra en las afueras al suroeste de la ciudad de Beni. Está rodeada por dos escuadrones de las FARDC (Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo), una a 100 metros y la otra, a 500 metros. Beni alberga la base militar de la operación Sukola I y el aeropuerto de Mavivi, donde se encuentran los aviones militares de la MONUSCO. La prisión tiene una capacidad de 500 personas, pero ha terminado con cerca de 1.500 detenidos, entre los que se encuentran personas sospechosas de haber estado involucradas en masacres, soldados de las FARDC sospechosos de haberse aliado con el enemigo, sospechosos del asesinato de un médico camerunés, Richard Mouzoko, que estaba en una misión médica para combatir el ébola, presuntos miembros de las FDA, de las milicias Mai-Mai, delincuentes comunes, […] y «personas desconocidas». Algunos de estos detenidos debían comparecer en las audiencias del Tribunal Militar Operativo a partir del 26 de octubre de 2020, una de las claves para comprender esta situación y, sin duda, a la que volveremos.

La operación enemiga y el sistema de seguridad

Durante la noche del 19 al 20 de octubre, a la 1 de la madrugada, unos hombres armados en un vehículo aparecieron frente al portón de la prisión e intentaron forzarla, pero no lo lograron. Entonces, hicieron algunas llamadas para solicitar el equipo adecuado. Llegó un vehículo de la ciudad con un motor y una máquina de soldar[1]. Los hombres comenzaron entonces a abrir el portón, una tarea difícil y que requiere mucho tiempo. El ruido despertó a los vecinos, algunos de los cuales hicieron llamadas telefónicas. Según nuestras fuentes, los residentes llamaron a varios oficiales del ejército que operan en Beni, incluyendo al propio general de brigada Peter Chirimwami, comandante de la operación Sukola I. Igualmente, llamaron a los comandantes de la policía. Al alcalde en funciones de Beni, Modeste Bakwanamaha, también le llamaron varios residentes. Prometió que las fuerzas de seguridad llegarían en 15 minutos, pero esta intervención nunca tuvo lugar.

Para seguir leyendo:  https://umoya.org/2021/05/04/rdc-la-fuga-de-la-prision-de-kangbayi-beni-y-los-secretos-inconfesables/


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández