Más de un centenar de curas y laicos alemanes ‘salen del armario’ y reivindican la realidad LGTBI en la Iglesia
25 enero, 2022
Vietnam despide a Thich Nhat Hanh, maestro zen, segundo después del Dalai Lama
25 enero, 2022
Mostrar todo

Pablo de Tarso: ¿Traidor y renegado, el único cristiano verdadero, fundador del cristianismo?

La «conversión» de Pablo, tema actual: Dios crucificado, universalidad humana

Hoy (25.1.22) es la conversión de Pablo, fiesta que evoca la unión de los cristianos y la vinculación de las religiones, desde una perspectiva mesiánica.

Pero los dos temas que él destacó (Dios está en la cruz de las víctimas, la unidad de los hombres sólo se puede alcanzar desde los crucificados) siguen pendientes y son más actuales que en tiempo de Pablo. Podemos pensar en ellos y proponerlos, porque Pablo los propuso desde Jesús y para siempre.

 Xabier Pikaza

Dos temas: Dios se revela en la víctima universal (Cristo), la universalidad mesiánica

      Pablo era un judío radical y un cristiano iluminado, un hombre contradictorio en temas marginales, pero coherente en lo esencial. Y lo esencial eran para él dos problemas, que han sido y siguen siendo el centro del cristianismo,  las claves de la nueva conciencia universal cristiana:  

(a) El primer problema era la Cruz, el Dios crucificado, el mesianismo de las víctimas y los fracasados. Pablo venía del “judaísmo triunfal”, que podía vincularse con el imperio triunfal de los romanos. Pero en un momento dado él descubrió que el Dios triunfal era un “mito” inventado por los poderosos judíos de la ley y por los más poderosos romanos del imperio. El Dios verdadero se revela a través de un Crucificado, esto es, por medio de las víctimas, los derrotados, expulsado de la “ley” y de la historia.

(…)

 (b) El segundo problema era la universalidad. Pablo descubrió que los judíos tenían una buena ley, pero esa ley no podía ser para todos, ni unir a todos los hombres. Pablo descubrió que los romanos tenían un buen imperio… pero ese imperio no podía ser tampoco universal. La única manera de unir a todos los hombres es hacerlo a través de los crucificados y expulsados de la historia humana.

Antes de su “conversión”, Pablo buscaba el triunfo y expansión global del judaísmo, conforme a las promesas de los profetas; pero no podía aceptar que esa expansión se realizara rechazando (y en el fondo negando) la forma de vida nacional judía. Lo que Pablo había querido era, en el fondo, el triunfo nacional del judaísmo como judaísmo de Ley.

Para seguir leyendo: https://www.religiondigital.org/el_blog_de_x-_pikaza/pilares-conversion-Pablo-Dios-pueblos_7_2417528233.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández