«Un año después, marcado por la pandemia, toca hacer balance». Los laicos no pueden seguir siendo actores de reparto en la Iglesia
15 febrero, 2021
Polaridades
15 febrero, 2021
Mostrar todo

Junto con Cáritas, son los dos grandes brazos de la acción social y caritativa de la Iglesia española. El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto

Durante mis últimos años en Uganda, en un par de ocasiones me pidieron hacer de guía de las dos responsables de Manos Unidas que coordinaban los proyectos en este país. Lo hice con todo el gusto del mundo y sin ningún interés personal, puesto que nunca necesité presentar ninguna de mis actividades para su financiación. En años más recientes, he pasado bastantes veces por su oficina de Madrid para apoyar la presentación de otros proyectos en Uganda y en Centroáfrica.

Como cada año, este mes de febrero Manos Unidas celebra su campaña, que este año tiene como lema ”contagia solidaridad” y desde la admiración que les profeso me siento obligado a presentar lo que vi, que es una muy pequeña parte del enorme bien que realizan.

Unas aulas o un dormitorio en un colegio donde cientos de niños y adolescentes de zonas rurales estudian gracias a la labor de unas religiosas ugandesas, una biblioteca en un centro cultural que sirve de encuentro a jóvenes cristianos y musulmanes, una sala de consultas en un centro de salud en el que acuden decenas de pacientes que ya no tendrán que andar cuarenta kilómetros para llegar al único que tenían hasta entonces, un centro de promoción de la mujer donde se enseña gratuitamente costura, contabilidad y otras habilidades que abren la puerta a poder contar con unos ingresos en hogares muy pobres…

Multipliquen esto por mil, o tal vez una cifra más alta, y tendrán una idea aproximada y tangible del bien que hacen en lugares donde la pobreza y los conflictos han convertido la vida diaria de millones de personas en una prueba muy difícil de superar.

Recuerdo una persona con largos años de experiencia en el mundo de la cooperación internacional que me decía que cuando se trata de ayudar a los pobres no basta con “hacer el bien”, sino que además “hay que hacer las cosas bien”. Esto implica realizar un servicio con un nivel profesional alto. “A los pobres hay que darles siempre lo mejor”, repetía a menudo un obispo con el que trabajé en Uganda cinco años. Esto implica saber presentar proyectos bien pensados, con una estrategia que garantice resultados y, sobre todo, que una vez finalizada la construcción, el proyecto será sostenible y podrá avanzar por sí mismo.

Para seguir leyendo:  https://www.religiondigital.org/en_clave_de_africa/inmenso-Manos-Unidas-Hablo-visto_7_2313138669.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández