«Nos lamentamos de los campos de concentración de los nazis o Stalin… Torturas, comercio de personas, esto está pasando en esta sociedad que llamamos desarrollada»
4 diciembre, 2021
2º Domingo de Adviento-C-. ROMPER LA TRADICIÓN (Juan, el Bautista). Juan León
4 diciembre, 2021
Mostrar todo

El Papa, a los católicos chipriotas: «Se necesitan cristianos iluminados, pero sobre todo luminosos, que lleven caricias a las soledades del sufrimiento y de la pobreza»

«No se trata de proselitismo, sino de testimonio; no es moralismo que juzga, sino misericordia que abraza»

«¿Me encierro en la  oscuridad de la melancolía, que reseca las fuentes de la alegría, o voy al encuentro de Jesús y le ofrezco mi vida?».

«Pensar, hablar y actuar como un “nosotros”, saliendo del individualismo y de la pretensión  de la autosuficiencia que enferman el corazón». Es la obra del tentador, que falsifica las cosas y tiende a mostrárnoslas  bajo una luz negativa para arrojarnos en el desánimo y la amargura».

Tras estrechar lazos con el Patriarca Crisóstomo II, uno de los objetivos de su visita a Chipre y Grecia, el Papa Francisco alienta, en una misa en el estadio de Nicosia, al pequeño rebaño católico chipriota. En la homilía, Francisco explica los tres pasos para acoger como se merece al Señor que vien en adviento: Ir a Jesús para sanar, llevar las heridas juntos y anunciar el Evangelio con alegría.

Según el Papa, «ir a Jesús para sanar» significa no encerrarse «en la  oscuridad de la melancolía, que reseca las fuentes de la alegría, o voy al encuentro de Jesús y le ofrezco mi vida». En segundo lugar, «llevar las heridas juntos», es decir «actuar como un ‘nosotros’, saliendo del individualismo». Y, en tercer lugar, vivir la alegría del Evangelio, para evitar que el tentador nos pueda «arrojar en el desánimo y en la amargura». Porque «se necesitan cristianos iluminados, pero sobre todo luminosos, que lleven caricias a las soledades del sufrimiento y de la pobreza».

(…)

El segundo paso es llevar las heridas juntos. En este relato evangélico no se cura a un solo ciego,  como por ejemplo, en el caso de Bartimeo (cf. Mc 10,46-52) o del ciego de nacimiento (cf. Jn 9,1-41). Aquí  los ciegos son dos. Se encuentran juntos en el camino. Juntos comparten el dolor por su condición, juntos  desean una luz que pueda hacer brillar un resplandor en el corazón de sus noches. El texto que hemos  escuchado está siempre en plural, porque los dos hacen todo juntos: ambos siguen a Jesús, ambos,  dirigiéndose a Él, le piden la curación a gritos; no cada uno por su lado, sino juntos.

Par seguir leyendo: https://www.religiondigital.org/el_papa_de_la_primavera/MISA-CHIPRE-cristianos-iluminados-proselitismo-papa-francisco-pizzaballa_0_2401559848.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández