La homofobia se multiplica en Ghana tras una propuesta de ley que condena con hasta 10 años a personas LGTBI y activistas
18 agosto, 2022
Cuando la ciencia avanza, la religión recula.
18 agosto, 2022
Mostrar todo

El laberinto por la supervivencia de los huérfanos de las pandemias

La covid-19 dejó 134.500 menores de edad sin uno o ambos padres en Sudáfrica, un país que ya registraba el mayor número del mundo de huérfanos por sida. La desprotección afecta a los pequeños, pero los mayores de 18 años, sin ayudas estatales ni acceso a empleo, se sienten aún más olvidados

Nazim Wagenaar pega la nariz al cristal de la ventanilla del taxi. No le quita ojo al paisaje: cientos de chabolas en hilera, al pie de la autopista, conforman el barrio de Gugulethu, uno de los menos favorecidos de Ciudad del Cabo. Pero a este adolescente de 16 años no le impresiona la pobreza, más bien al revés: “¿Te has fijado en que tienen luz?”, comenta. Efectivamente, sobre los infinitos tejados de chapa se distinguen parabólicas, y más arriba, el tendido eléctrico. Si bien los problemas de suministro en los suburbios de la periferia están a la orden del día, al menos sus vecinos gozan de la instalación y hasta pueden ver la tele. Pero Nazim no tiene ni eso. “Tuvimos, pero nos la quitaron”, dice, y se encoge de hombros. Él vive en un asentamiento informal en pleno centro de la ciudad más turística de Sudáfrica que contrasta con los lujosos apartamentos construidos a escasos metros. Desde que murió su padre, en casa lo pasan mal para pagar siquiera unas velas. Ya no hablemos de cargar el móvil.

Nazim no es nuevo en este periódico. Se presentó durante la pandemia de covid-19, cuando trabajaba como gorrilla en el barrio de Bo-Kaap, aquel de casitas de colores que sale en todos los reclamos turísticos de la capital del cabo oriental sudafricano. Por entonces contaba que la vida se les había complicado desde que las restricciones por la pandemia habían cortado la llegada de viajeros. Dos años después, no tiene mejores noticias: su progenitor murió en noviembre de 2021. “Tenía diabetes y empeoró; acabó con una gangrena en la pierna”, se duele. Su madre, Katrina, de 39 años, ciega de un ojo y desempleada, se ha quedado sola al cuidado de Nazim y los tres hermanos menores: Munir, Zahir y Shakeena, de 10, 9 y 5 años.

Para seguir leyendo: https://elpais.com/planeta-futuro/2022-08-16/el-laberinto-por-la-supervivencia-de-los-huerfanos-de-las-pandemias.html?sma=newsletter_planeta_futuro20220817&mid=DM134142&bid=1189806355


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández