Los Mundiales de fútbol vistos desde África
23 noviembre, 2022
NUEVO LIBRO: ‘África, un continente saqueado’, por Gerardo González Calvo
23 noviembre, 2022
Mostrar todo

COP 27: Llamada a la Acción de La Vía Campesina para la 27° cumbre climática de la ONU

12/11/2022

Año tras año, una tras otra Conferencia de las Partes de la ONU sobre el Clima (COP), la crisis climática mundial no hace más que empeorar. Causada en gran parte por el agronegocio y el sistema capitalista destructivo que la fomenta, la crisis actual es el resultado directo de un sistema económico que explota toda forma de vida sin reconocer ningún límite a la naturaleza. Los intrincados sistemas de la Madre Tierra y los ciclos que sostienen la vida están rotos. La devastadora pandemia de COVID-19 y la falta de acceso a la atención sanitaria para muchas personas demuestra lo cruel que puede ser el capitalismo a la hora de repartir dolor, sufrimiento y pérdidas relacionadas con la destrucción de la naturaleza.

Ya sea en Pakistán, Palestina o Puerto Rico -por nombrar solo algunos-, la otrora lejana amenaza del “cambio climático” se presenta ahora en oleadas sucesivas de “fenómenos meteorológicos catastróficos” que convierten las tragedias provocadas por el clima en elementos demasiado frecuentes en la vida cotidiana de las personas. De las sequías a las inundaciones, pasando por los incendios forestales y los huracanes, estos eventos extremos han amenazado e incluso destruido vida y la soberanía alimentaria de los pueblos, que exigen soluciones reales para limitar el calentamiento global a 1,5ºC.

Por si eso fuera poco, los hambrientos de poder producen nuevas guerras, ocupaciones y sanciones sin tener en cuenta los derechos reconocidos por la ONU a la alimentación, la salud, la paz y la autodeterminación, y mucho menos el derecho ahora universal a un “medio ambiente limpio, sano y sostenible” (Asamblea General de la ONU, 2022). El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo (SOFI, 2022) reportó que la vulnerabilidad y los extremos climáticos ponen de manifiesto el aumento del número de personas con hambre, pobreza y desigualdad.

En la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y sus COP anuales sobre el clima, las empresas transnacionales (ETNs) utilizan su control sobre una mayoría de los gobiernos nacionales y las instituciones multilaterales para mercantilizar la crisis, negar que el capitalismo de los combustibles fósiles tenga algo que ver con ella y limitar cualquier posibilidad real de cambio transformador. Aunque el sistema alimentario corporativo es responsable de más del 50% de todos los gases de efecto invernadero (GEI), los Bayer-Monsanto del mundo no ofrecen más que propuestas ávidas de beneficios empaquetadas en vergonzosos esquemas de “emisiones netas cero”.

En lugar de una reducción real, urgente y necesaria de las emisiones -cuya principal responsabilidad recae en las élites de los emisores históricos, como Estados Unidos, Europa, Canadá y Australia-, las falsas soluciones corporativas ofrecen un pase libre al núcleo colonial mientras lideran un asalto global a las comunidades rurales, los medios de vida y los territorios.

 

Para seguir leyendo: https://umoya.org/2022/11/12/cop-27-llamada-a-la-accion-de-la-via-campesina-para-la-27-cumbre-climatica-de-la-onu/


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández