Si una comunidad no vive en paz, en alegría y aliento vital (Espíritu), tal vez sea porque Cristo no esté presente
22 abril, 2022
La Pascua es vida, esperanza y agradecimiento
26 abril, 2022
Mostrar todo

2º domingo de Pascua -C-   –  24 abril 2022. J.R. Echeverría

Hechos de los Apóstoles 5,12-16   —   Apocalipsis 1,9-11a.12-13.17-19   —   Juan 20,19-31

 

En un mismo pasaje, el evangelio de Juan incluye a menudo varios temas. Estos son algunos que me han llamado la atención meditando el texto de este domingo.

«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo». Es el tema que comenté el año pasado en esta misma ocasión (2º domingo de Pascua). En la cultura grecorromana que predominaba en todo el Mediterráneo, era fácil aceptar que los dioses podían aparecer en forma humana. Así es como, según Hechos, en Licaonia, la gente había tomado a Pablo y Bernabé por dioses. Por otra parte, era inverosímil que alguien que había vivido entre nosotros y como nosotros, que había muerto y sido enterrado… pudiera ser «Dios» o «Hijo de Dios», siempre vivo. 

De ahí la conclusión de algunos cristianos: Si Jesús de Nazaret fue verdaderamente «divino», no podía haber sufrido como nosotros, y mucho menos morir en una cruz. Había muerto solo en apariencia. Tal vez Dios lo había sustituido en el último momento por otro (una idea todavía presente hoy en día en algunos círculos musulmanes). O, por el contrario, si Jesús había sido como nosotros, no podía ser Dios, sino sólo «adoptado» por Dios (de ahí el nombre, «adopcionismo», que se le dio a esta primera «herejía» cristiana). Oponerse a tales ideas fue una de las motivaciones que llevaron a Juan a escribir su evangelio: «Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre«.

Texto completo: 2ºPascua-C-JREcheverría


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández