El Video del Papa, una iniciativa de alcance global celebra su 5º aniversario
1 junio, 2021
«SeamosMásPueblo»: Cáritas apuesta por una ‘nueva normalidad’ basada en las personas
1 junio, 2021
Mostrar todo

Un santo para cada día: 1 de junio: San Justino, filósofo y mártir

No es fácil resumir en pocas palabras una vida tan densa en la que confluye el filósofo cristiano, el santo y el mártir, sin que podamos prescindir de ninguna de estas tres dimensiones, porque van íntimamente ligadas y si las separamos quedaría desarticulada la vida de este gran hombre, laico para más señas.

He de comenzar diciendo que Justino desde sus comienzos, es un hombre dominado por la búsqueda de la verdad, nos recuerda tanto a S. Agustín, que bien podríamos decir que humanamente viene a ser su doble. Justino perteneció a las primeras comunidades de cristianos, debió nacer hacia el año 100 d. de C. en Flavia Neapolis, la ciudad conocida en el A. T. como Siquem, donde tuvo lugar el encuentro de Jesús con la Samaritana, pero su familia no estaba vinculada al judaísmo, sino que era pagana, de habla griega y en este contexto habría de educarse Justino, quien desde muy temprano se entregó de lleno al estudio de la filosofía. Nos lo cuenta él mismo en su Diálogo con Trifón.

Entra en contacto con los estoicos y piensa que a través de su severa moralidad podía encontrar en ellos la paz que su alma necesitaba, pero al no ser así buscará en otras escuelas: pitagóricos, neoplatónicos, que tampoco acaban de satisfacerle, por lo que su corazón sigue hambriento, hasta que en el ejemplo de humildad y fraternidad de los primeros cristianos encuentra satisfacción cumplida a sus anhelos. Justino comienza a intuir que son los mártires cristianos los que están en posesión de la sabiduría plena,  reflexiona, medita, busca la soledad en el desierto y a la orilla del mar, para llegar a la conclusión de que la razón por sí sola no basta. A los treinta años este buscador de la verdad se abre a la fe cristiana y en ella encuentra la respuesta a sus inquietudes. A partir de este momento lo que le preocupa es hacer partícipe a los demás de este prodigioso hallazgo, bien sea a través de palabra, bien a través de los escritos y cómo no, sirviéndose del ejemplo, porque Justino fue un cristiano consecuente, que puso en práctica la teoría, llegando a darlo todo, hasta la propia vida.

(…)

Reflexión desde el contexto actual

Justino está convencido y así se lo hace saber a los emperadores Antonio Pio, Marco Aurelio y Lucio Vero, que el cristianismo es aborrecido porque no se le conoce bien. Sin duda que los tiempos  en que vivió Justino son distintos a los nuestros, aun así  la pregunta sobre si es razonable creer, sigue teniendo vigencia hoy día y  quienes honradamente se sientan interpelados por esta pregunta, podrán encontrar en este filósofo cristiano  algún tipo de respuesta y muy posiblemente cuando le hayan leído puedan tener argumentos para pensar, no solo que el creer es lo más razonable del mundo, sino la única salida que le queda al hombre para poder penetrar en sus misterios  y esclarecer los enigmas en los que se ve envuelto.

Para seguir leyendo:  https://www.religiondigital.org/un_santo_para_cada_dia/San-Justino-filosofo-martir_7_2346135377.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández