35.000 residentes desalojados en el distrito de Kiryandongo, Uganda, se enfrentan al hambre
12 mayo, 2022
Nueva publicación: Ministros de Cristo en el cambio de época.
12 mayo, 2022
Mostrar todo

Un bailarín reinserta a los niños de la calle de Yamena a través de la danza

El artista Aleva Ndavogo Jude utiliza el baile para acercar a su asociación benéfica a los menores de edad sin hogar de la capital de Chad. En seis años ha conseguido reintegrar en la sociedad a cientos de ellos.

Cae la tarde en París Congo, uno de los barrios populares de Yamena, capital de la República de Chad. Una multitud se agolpa en la intersección de la Avenida Ave Mobutu y el seco canal convertido en vertedero que atraviesa el barrio. Hace un momento, un muchacho empujaba un carro de dos ruedas con el que transportaba un viejo ordenador con su pantalla. Ahora le está conectando los cables de sonido. Dos desvencijados altavoces situados estratégicamente delimitan la pista de baile a la vez que escupen hip-hop africano a todo volumen.

La adrenalina de los bailarines delata su procedencia. Entre cada canción, A se acerca a B con gesto desafiante y le golpea la cabeza con la mano abierta. B se gira y devuelve la embestida en la cabeza de C, continuando una rueda que solo se detiene con el inicio de la siguiente canción. Aleva Ndavogo Jude no interviene, él sabe cómo funciona porque ha sido uno de ellos. Es la lucha por el estatus, la ley de la calle, reconocible por quien se ha criado entre chicos en un barrio o un pueblo de cualquier lugar del mundo. La diferencia estriba en que para estos muchachos el desafío no termina cuando vuelven a casa, porque ellos no la tienen.        

Para seguir leyendo: https://elpais.com/planeta-futuro/que-mueve-a/2022-05-07/un-bailarin-reinserta-a-los-ninos-de-la-calle-de-yamena-a-traves-de-la-danza.html?sma=newsletter_planeta_futuro20220511&mid=DM116537&bid=1034498930


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández