Humor gráfico religioso: Agustín de la Torre-estoy en casa
20 marzo, 2020
Abrazos…¡virtuales!… en tiempo de Coronavirus
21 marzo, 2020
Mostrar todo

La mujer samaritana y el ciego, dos excluidos descubriendo a Jesús.

Las figuras de la mujer samaritana (Jn 4, 5-42) y del hombre ciego (Jn 9, 1-41), que aparecen respectivamente en el evangelio del tercer y cuarto domingo de Cuaresma, son familiares para los lectores de Evangelio de San Juan. Estos dos personajes tienen una cosa en común: ganar fe en Jesús gradualmente, en etapas. Sus ejemplos son un poderoso estímulo para la perseverancia en la misión.

El Evangelio según San Juan es el que se esfuerza por pintar con el mayor cuidado a ciertas personas que Jesús cruza en su camino, y esto con una corrección psicológica solo igualada por la penetración espiritual. Jean es un pintor profundo de almas. Esta característica se verifica con los encuentros de Jesús con la mujer samaritana y el ciego. Estos dos episodios forman el marco de los evangelios del tercer y cuarto domingo de Cuaresma. El evangelista pinta un retrato de los dos personajes con una agudeza asombrosa.
Esta atención prestada por San Juan a ciertos interlocutores de Cristo encuentra su fuente en su facultad para penetrar el misterio del rabino de Nazaret con una altura teológica que es la marca de su evangelio.

Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies