África: una cultura milenaria que deja huella en Occidente
24 enero, 2022
¿Cómo la serie The Mandalorian puede enseñarnos una sana masculinidad? Esto dice sacerdote
24 enero, 2022
Mostrar todo

Informe de HRW sobre situación (en 2021) de Derechos humanos en Ruanda

El Frente Patriótico Ruandés (FPR) ha seguido sofocando las voces disidentes y críticas al considerar a esas personas, así como a los miembros de sus familias,  como una amenaza para el gobierno. El espacio reservado a la oposición, a la sociedad civil y a los medios ha permanecido cerrado. Varios detractores del régimen muy conocidos, miembros de la oposición y comentaristas que se expresaban en las redes sociales o en YouTube han desaparecido o han sido víctimas de detenciones o amenazas. Las detenciones arbitrarias, los malos tratos y los actos de tortura perpetrados en los centros de detención, tanto oficiales cono no-oficiales, han sido moneda corriente y las normas de procesos equitativos han sido pisoteadas regularmente en asuntos juzgados sensibles. Se han señalado informaciones creíbles con relación a detenciones arbitrarias y malos tratos a personas acusadas de “comportamientos desviados”, incluyendo a niños de la calle, trabajadores sexuales y pequeños comerciantes.

Represión política

 El espacio político y cívico en Ruanda sigue  cerrado. En marzo, Christopher Kayumba, antiguo redactor-jefe del periódico The Chronicles, creó un nuevo partido político, la Plataforma ruandesa para la democracia (Rwandese Platform for Democracy, RDP). Antes había publicado una carta abierta en la que criticaba la manera en la que el Presidente Kagame gestionaba la crisis Covid-19 y su impacto en la población y denunciaba la existencia de “casas privadas” donde permanecían detenidas ilegalmente y torturadas algunas personas. Poco tiempo después, se lanzaron contra él acusaciones de violación y de “comportamiento sexual reprobable”; fue detenido en septiembre. Inició una huelga de hambre días después de su arresto para protestar de los cargos “motivados políticamente” y tuvo que ser transferido a un hospital para ser atendido. Tras haber sido rechazada su petición de libertad provisional en octubre, fue trasladado a la cárcel de Nyarugenge, en Kigali.

Otras personalidades de la oposición política, en concreto Victoire Ingabire, han seguido haciendo frente a medidas de obstrucción en su trabajo y a amenazas y actos de hostigamiento por parte de las autoridades. Estas autoridades han detenido a diez personas en torno al “Ingabire Day”, acontecimiento previsto para el 14 de octubre y organizado por Dalfa-Umurunzi, partido no registrado, para debatir, entre otros temas, sobre la represión política en Ruanda. Cuando redactamos este capítulo del informe, siete miembros del partido y un bloguero en YouTube han sido inculpados de varios crímenes como “propagación de rumores”, “Propagación de falsas informaciones para crear una opinión internacional hostil al Estado ruandés”, e “incitar a la rebelión y a la organización de disturbios en el seno de la población”.

Para seguir leyendo: https://umoya.org/2022/01/23/informe-de-hrw-sobre-situacion-en-2021-de-derechos-humanos-en-ruanda/


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández