El control del último brote de ébola deja enseñanzas para el combate al COVID-19
19 noviembre, 2020
Iglesia en Kenia celebra Misa por nombramiento de primer abad benedictino en el país
19 noviembre, 2020
Mostrar todo

Félix Azurmendi: «Fratelli Tutti ha puesto un dedo en las llagas humanas y el otro en la dirección de un futuro diferente»

Una forma de vida con sabor a Evangelio»

«Creíamos que el ‘desarrollo’ era imparable y nos iba a permitir vivir cada vez mejor». «Hemos cometido el error de querer “normalizar” todo para, al fin, volver a sufrir nuevas restricciones». «No podemos esperar que los políticos y los dueños del dinero tracen los rasgos de un modo nuevo de vivir: el camino lo trazarán los profetas».

 

El papa Francisco está siendo para muchos, aunque es evidente que no para todos, un rayo de luz que está iluminando las tenebrosas noches del momento actual caracterizado por las innumerables incertidumbres originadas por las sucesivas crisis humanitarias que estamos sufriendo: las migraciones, la crisis ecológica y la crisis sanitaria. Esta última crea más incertidumbres porque nos afecta a todos, aunque no por igual. Si solo afectara a los países pobres, seguro que estaríamos mucho más tranquilos, por desgracia.

Somos muchos los que, en este momento de pandemia, reclamamos algo más que datos, números, estadísticas, informaciones, pautas de higiene y salud y restricciones a nuestra movilidad y relación social. Lo que está en juego hace ya mucho tiempo, pero que el Covid-19 lo ha evidenciado radicalmente, es más hondo y grave: está en juego nuestro modo de vida y, consiguientemente, nuestro futuro, el de la humanidad y el de “nuestra casa común” que es la tierra.

Somos bastantes los que veníamos diciendo que el modo de vida de nuestras sociedades neoliberales y capitalistas, con sus secuelas consumistas y materialistas, no era sostenible y estaba dañando, no solo la madre tierra y sus recursos naturales, poniendo en riesgo su propia supervivencia, sino al mismo ser humano en su dignidad y en sus capacidades más específicamente humanas: el pensamiento crítico y los valores espirituales, su capacidad de amar y contemplar, la gratuidad del compartir y de la solidaridad, en definitiva, su capacidad fraterna.

Para seguir leyendo:  https://www.religiondigital.org/opinion/Felix-Azurmendi-fratelli-tutti-desafios_0_2285471477.html


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández