Misionero en Mongolia será el Cardenal más joven del mundo
4 junio, 2022
Mutilación genital femenina: la lacra que no cesa
6 junio, 2022
Mostrar todo

El hambre llega a Kenia ante impacto combinado de sequía y pobreza

Darkuale Parsanti y su esposa Mary Rampe viven tiempos desesperados, con su ganado aniquilado por la sequía en el árido norte de Kenia. Foto: Carlos Karis / IPS

Junio 3, 2022

Este artículo forma parte de la cobertura de IPS sobre el Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio, que este año tiene como lema “Una sola Tierra”.

MARSABIT, Kenia –  Darkuale Parsanti y su esposa Mary Rampe cuentan sus pérdidas: paso a paso, han visto cómo su ganado ha desaparecido, en medio de un clima errático que desvaneció lo que debía alimentar a su familia, en el condado de Marsabit, en el árido norte de Kenia.

“Tenía 45 cabezas de ganado y 50 cabras, pero todas murieron debido al empeoramiento de la sequía. Ahora solo tengo una vaca y cinco cabras», dice Parsanti con pesar, apoyándose en un bastón, mientras cerca unos cuervos negros rebuscan entre los pocos desechos que logran encontrar.

Con ayuda de un intérprete, Rampe acota a IPS que “la sequía ha causado mucho dolor en mi hogar, e incluso los moranes (jóvenes guerreros másai) que cuidan de los animales están aquí en casa y están deprimidos”.

Como muchas madres de esta zona, tienen la delicada tarea de equilibrar las necesidades alimentarias de sus hijos y las de su rebaño.

“La poca harina de maíz que hay, la preparamos y se la servimos primero a los bebés, luego a los cabritos y a los terneros”, dice Rampe en lengua másai.

Para seguir leyendo: https://ipsnoticias.net/2022/06/el-hambre-llega-a-kenia-ante-impacto-combinado-de-sequia-y-pobreza/?utm_source=email_marketing&utm_admin=146128&utm_medium=email&utm_campaign=Metrpolis_cosechan_inundaciones_en_Brasil_tras_sepultar_sus_ros_Mxico_ignora_pasivos_ambientales_de_


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández