Los drones ayudarían a seguridad de los periodistas en las crisis de África
20 mayo, 2023
¿Nuevos Areópagos? Contra una justicia al servicio de los poderosos (culpables)
20 mayo, 2023
Mostrar todo

Cómo alimentar a la inmensa población hambrienta de Sudáfrica

Nosintu Mcimeli y Bonelwa Nogemane, impulsoras de una organización que promueve los derechos de personas con incapacidades, desarrollan un proyecto agroecológico para mejorar la seguridad alimentaria en la provincia de Cabo Oriental, en Sudáfrica. A la izquierda, niños alimentados en un comedor social con parte de la producción. Imagen: ADP 

JOHANNESBURGO –  En la profundidad rural de la aldea de Jekezi, en la provincia sudafricana del Cabo Oriental, la mayoría de las personas jóvenes y sanas han huido del lugar, dejando atrás a discapacitados, niños y adultos mayores.

Es en aldeas como esta donde podrían hacerse realidad las crudas estadísticas de que uno de cada cinco sudafricanos sufre tal inseguridad alimentaria que se ve obligado a mendigar para alimentarse a sí mismo y a su familia.

En cambio, Jekezi apoya a su frágil comunidad a través de un proyecto agroecológico, Personas con Discapacidad de Abanebhongo (APD, en inglés), cofundado en 2020 por Nosintu Mcimeli como ejemplo de soberanía alimentaria en acción.

La seguridad alimentaria es anormalmente baja en Sudáfrica, ya que es el segundo país africano más rico por producto interno Bruto (PIB), por detrás de Nigeria, y el que cuenta con el mayor PIB por habitante.

Según datos de 2019 de Statistics SA, al menos 10 millones de personas no tenían suficientes alimentos o dinero para comprarlos, en un país con una población total de 60 millones.

Impactos en el desarrollo físico y la salud mental

Los impactos de esto son devastadores porque el hambre no solo impacta en el desarrollo físico, sino también en la salud mental de las personas.

Siphiwe Dlamini, en un artículo en la plataforma internacional de artículos de opinión The Conversation, informó sobre un estudio que descubrió que quienes no podían permitirse una nutrición adecuada recurrían a comer menos, pedir prestado, utilizar el crédito y mendigar comida en las calles, lo que constituía la estrategia de sobrevivencia más perjudicial para la salud mental.

«Descubrimos que más de 20 % (1 de cada 5) de los hogares sudafricanos sufrían inseguridad alimentaria. Pero la prevalencia variaba mucho de una provincia a otra. La provincia del Cabo Oriental era la más afectada (32 % de los hogares sufrían inseguridad alimentaria)”, escribió.

“También confirmamos que el acceso a los alimentos en Sudáfrica depende en gran medida del estatus socioeconómico. Las personas sin estudios, los desempleados y quienes perciben unos ingresos mensuales bajos son los más gravemente afectados por un acceso inadecuado a los alimentos», dijo Dlamini, profesor de la Facultad de Fisiología de la Universidad de Witwatersrand.

La situación en la región africana donde se ubica Sudáfrica también es grave. Un informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), una agencia de las Naciones Unidas, revelaba en 2020 que 45 millones de personas sufrían inseguridad alimentaria grave en la Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC, en inglés).

 


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández