¿Es científico hablar de Dios?
25 febrero, 2022
8º domingo C   –   27 febrero 2022: J. R. Echeverría
25 febrero, 2022
Mostrar todo

Instrucciones para ser una buena monja en el siglo XVIII

‘La comunión de las monjas’, de Enrique Mélida y Alinari. Museo del Prado

Marta Jiménez Sáenz de Tejada, Universidad de La Rioja/Publicado: 24 febrero 2022 22:47 CET

Entre los siglos XVI y XVIII el modelo de perfección femenina conventual tuvo efectos tanto dentro como fuera de los claustros. Se influía así en el comportamiento de las monjas y en la imagen que se tenía de ellas.

A lo largo de la Historia, el modo de vida de las monjas ha sido caracterizado como un ejemplo, un modelo moral y perfecto a seguir. Sin embargo, la realidad del día a día en el interior de la clausura podía diferir de esta idealización. Las comunidades de monjas estaban formadas por mujeres muy diversas, con diferencias económicas, sociales, mentales y culturales. Y esto, para bien y para mal, tenía consecuencias en la convivencia.

Entre los siglos XVI y XVIII este modelo de perfección femenina fue transmitido a través de literatura, sermones, devociones, etc., y tuvo efectos tanto dentro como fuera de los claustros. Se influía así en el comportamiento de las monjas y en la imagen que se tenía de ellas.

Independientemente de los variados motivos que llevasen a las mujeres a tomar el hábito, la realidad es que los modos de vida en los conventos fueron diversos. Los hubo aislados de la vida del siglo y otros que llegaron a tener una importante influencia política.

En este contexto, en el que la práctica difería tanto de la norma, es común encontrar libros de la época con finalidad didáctica. Estas obras buscaban instruir y corregir las faltas más comunes en el interior de los claustros por lo que, a través de esas infracciones, es posible conocer mucho mejor la verdadera forma en la que vivían las monjas.

El siglo XVIII y las obras didácticas

Al hablar de la época moderna, normalmente nos referimos a los siglos XVI, XVII y XVIII. Sin embargo, dentro de esta etapa es posible plantear una subdivisión y separar el siglo XVIII de sus predecesores.

El XVIII, conocido como el Siglo de las Luces, supuso novedades socioculturales importantes, ya que la Ilustración conllevó cambios económicos, políticos y sociales, así como avances científicos. Esto también tuvo consecuencias en la vida de las mujeres de a pie, pues una mayor apertura del país invitaba a la llegada de modas, otras formas de ocio y una mayor presencia pública femenina.

Para seguir leyendo: https://theconversation.com/instrucciones-para-ser-una-buena-monja-en-el-siglo-xviii-175175?utm_medium=email&utm_campaign=Novedades%20del%20da%2024%20febrero%202022%20en%20The%20Conversation%20-%202215121982&utm_content=Novedades%20del%20da%2024%20febrero%202022%20en%20The%20Conversation%20-%202215121982+CID_8bd7c73000fc8086d67f95ab272d1f0a&utm_source=campaign_monitor_es&utm_term=Instrucciones%20para%20ser%20una%20buena%20monja%20en%20el%20siglo%20XVIII


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández