DOMUND 2021: Pauline Jaricot, la misión en el corazón
22 octubre, 2021
Domingo 30 del Tiempo ordinario – ciclo ‘B’ -: J.A. Pagola
22 octubre, 2021
Mostrar todo

Domingo 30 del tiempo ordinario-B-: J. R. Echeverría

30imo domingo B   —   24 octubre 2021

Jeremías 31,7-9   —   Hebreos 5,1-6   —   Marcos 10,46b-52

 

En tiempos de Jesús, en el lenguaje de la gente, las fronteras entre palabras como «curandero», «milagrero», «taumaturgo», «mago» e incluso «adivino» y «profeta», eran bastante porosas. Por ello nos es hoy tan difícil categorizar adecuadamente los diversos gestos de amor y compasión realizados por Jesús. Sin embargo, una cosa es cierta: el mismo Jesús, y tras él sus discípulos y los evangelistas, entendieron esos gestos como prueba, señal, «signo» de la presencia ya entre nosotros del Reino de Dios, Reino de justicia, paz, alegría y fraternidad. «Si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios«, explica Jesús a quienes desconfiaban de él y «para ponerlo a prueba, le pedían una señal del cielo» (Lucas 11,14-22). De ahí la convicción de que no sólo las palabras de Jesús, sino también sus actos, tenían un significado aún más profundo y más sostenido en el tiempo que el que aparecía a simple vista. Una curación, por ejemplo, era un gesto magnífico por parte de Jesús, como también para quien había sido sanado. 

Pero para aquellos que lo habían observado, así como para aquellos que se enterarían más tarde, es decir para nosotros, la curación, el gesto y las palabras de Jesús eran signos enviados al corazón de la comunidad y a lo más profundo de cada uno de nosotros. El Evangelio de Juan, el «Evangelio de los Signos», es el que más hace explícita esa convicción. Pero también está presente en los otros Evangelios. Lo que Jesús ha dicho y hecho, son para nosotros signos, aquí y ahora. Todos estamos convencidos de ello. Y por eso, tras haber leído por ejemplo la curación del ciego Bartimeo en el evangelio de Marcos, casi espontáneamente nos preguntamos en qué nos concierne, cómo nos atañe personalmente y como comunidad cristiana.

Texto completo: 30OrdinarioB-Echeverría

Imagen


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández