Más de 3,4 millones de desplazados en África por las inundaciones
31 octubre, 2022
LO QUE YO CREO I: Dios
2 noviembre, 2022
Mostrar todo

Reflexión para el Día de los Difuntos: EL RESUCITADO Y EL CORDERO DEL APOCALIPSIS

A propósito de Ap. 5*
MAITE PARGA, maiteparga@gmail.com MONFORTE DE LEMOS (LUGO).

 

ECLESALIA, 31/07/22.- Cuando el Resucitado se aparece en el cenáculo, les muestras las heridas, heridas como la del costado, herida mortal con la que ningún ser humano puede vivir. Sin embargo Jesús no solo vive, sino que es confesado como el Viviente, el que vive, no quien está vivo ahora, sino, aquel que vive por sí, el que vive y, por ello, la fuente de la vida. Jesús vive por el Padre, con quien comparte su naturaleza divina, y de quien recibe por creación su naturaleza humana.

Los evangelios, podían presentar a Jesús, sin huellas de la pasión, una victoria tan radical que no quedaran marcas de la lucha, sin heridas, sin heridas mortales, sin costado abierto, pero no lo hacen.

Juan, el autor del Apocalipsis, nos muestra un libro que es imprescindible que se abra, pero no hay nadie digno de hacerlo; entonces aparece un personaje que es digno de hacerlo, un cordero, el animal más inocente; se trata, además, de un cordero degollado, es decir sacrificado, muerto. Ese cordero degollado, está en pie, vivo; algo inaudito, está vivo pero lleva las huellas de su sacrificio y es él quien abre el libro y ante quien se postran todos los habitantes del cielo. El cordero está en pie precisamente porque fue sacrificado, porque derramo su sangre para que con ella se pudiesen lavar los seres humanos.

Artículo completo: EL RESUCITADO Y EL CORDERO DEL APOCALIPSIS


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández