ÁFRICA/MALAWI – La archidiócesis de Lilongwe comienza el Sínodo diocesano
11 agosto, 2022
Las enfermeras, en primera línea en la lucha contra las pandemias
12 agosto, 2022
Mostrar todo

La libertad según Cristo

Jesús y la Samaritana, fresco en la iglesia de San Parascheva de los Balcanes, cerca del monasterio de San Naum, Macedonio. Por zatletic. @Adobe Stock
27 jul 2022, 12:00 

La libertad de Cristo, tal como aparece en los Evangelios, desplaza ciertos valores de su tiempo: lo humano primero, la ley después, la relación primero, la familia después. Nos invita a dejar atrás una concepción estrecha de la identidad cristiana.

Marie-Laure Durand, teóloga, autora de Tu n’émietteras pas ton frère.

Los Evangelios no son un tratado que desarrolle una serie de afirmaciones filosóficas sobre la libertad. La libertad se busca a través de las palabras y acciones de Jesús, que a su vez deben ser descifradas según las creencias del lugar y la época. Descubrir la libertad a la que nos invita Jesús y comprender la novedad de su vida presupone un trabajo de interpretación para identificar lo que Jesús cuestiona de las creencias judías de su tiempo, los límites que desafía y las exigencias que respeta.?

Porque la libertad nunca se presenta como una fría lista de cosas permitidas o prohibidas. Es la inserción del espacio y la claridad en el corazón mismo de las limitaciones de la realidad y del presente, es el movimiento de «remar mar adentro» como dice la Biblia (Sal 117,5). En esta obra, los actos y las opciones de la Iglesia tras la muerte de Cristo son un buen indicador de la libertad inculcada y recibida. Gracias a esta libertad, la Iglesia tomó decisiones y cambios que la diferenciaron fuertemente del judaísmo de su tiempo. Dos lugares centrales dan testimonio de esta libertad vital recibida de Cristo: la relación con la Ley y la relación con los lazos de sangre.

Despliegue de la ley.

Nuestra vida está inscrita dentro de restricciones y límites que sería peligroso ignorar. La omnipotencia destruye al ser humano. La Ley dada por Dios al pueblo judío en el Monte Sinaí está ahí para proteger a los humanos de su poder y libertad. Pero Jesús tiene una actitud paradójica hacia la Ley. Les pide a sus discípulos que no la supriman, sino que la cumplan (Mt 5,17), es decir, apela a la libertad de juicio y de cuestionamiento de los discípulos. Cumplir la Ley no es temerla, sino desplegarla para comprenderla y devolverle así su verdadera función: estar al servicio del ser humano, ayudarle a realizar su humanidad. Es una invitación a devolver el sentido a las prácticas y a las limitaciones, ya que la ley se vuelve peligrosa cuando se reduce a ser sólo restrictiva, a ser sólo una norma religiosa o social, aunque esté decretada por Dios.?

(…)

La relación primero

La otra enseñanza central de Cristo sobre la libertad es la primacía de las relaciones sobre los lazos de sangre. Jesús no da prioridad a su familia sobre las personas que encuentra. No da prioridad a su madre sobre su vecino. A sus ojos, todas las personas tienen el mismo valor. Si hay que dar prioridad, es a los que tienen carencias materiales o emocionales. El ideal de la fraternidad anula la primacía otorgada en su momento a las personas de la propia etnia, pueblo o fe. Liberados de las afiliaciones tradicionales («…ya no hay judío ni griego, ni esclavo ni libre, ya no hay hombre ni mujer», Gálatas 3,28), todos pueden entrar en una relación personal con Dios. Esta insistencia permitió a la Iglesia abrir sus puertas a los no judíos.

Para seguir leyendo: https://es.la-croix.com/biblia/la-libertad-segun-cristo?utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_newsletter=es-11082022


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández