Felices Pascuas, Feliz y próspero Año Nuevo 2024
23 diciembre, 2023
Carta a un amigo avergonzado por la “Fiducia supplicans”
27 diciembre, 2023
Mostrar todo

Juan evangelista, ¿misterio de amor?

Anne Bernet – publicado el 26/12/23

Dos días después de Navidad, seis meses antes de la fiesta de Juan Bautista, la Iglesia celebra el 27 de diciembre «aquel a quien Jesús amó», Juan, el evangelista del misterio del amor y la misericordia divinos, el que nunca deja de dar. La mitad, no traiciones, no te rindas.

A las personas eruditas les gustan las cosas complicadas, así es como las reconocemos a menudo. También los desconcierta la sencillez del evangelio, animándonos a buscar dificultades y misterios donde la fe de los simples nunca ha encontrado útil descubrirlos. De esta manía surge su necesidad de deconstruir, apoyándose en argumentos que consideran humanamente imparables, determinadas historias o personajes de los textos sagrados, llegando incluso a fragmentarlos en varios personajes con el pretexto de que encajarían mejor en sus categorías y esa Tradición habría estado equivocada durante mucho tiempo. Así, después de haberse levantado contra san Gregorio Magno , que hacía de María de Betania, la pecadora perdonada, y de la Magdalena una misma mujer , los eruditos atacaron, desde el siglo XVII, a Juan, hijo de Zebedeo, sosteniendo que no podía ser ni el evangelista, ni el “discípulo a quien Jesús amaba” ni el autor del apocalipsis.

Hijo menor de un jefe pesquero.

No se trata de entrar en estas discusiones, que perturban los corazones sencillos al hacerles suponer que los evangelios dicen algo, sino de preguntarnos qué es lo que inquieta en la personalidad de Juan o de Magdalena. Y, si nos hacemos la pregunta, nos damos cuenta de que atacarlos hasta ponerlos en duda es atacar, extrañamente, a los dos mayores testigos del amor divino revelado por Cristo. 

(…)

No es necesario, por tanto, ser rico y erudito para ser instrumento de Dios. Juan se convierte en uno porque es plenamente fiel a su Maestro, el único de los discípulos que no huye cuando Jesús es arrestado y lo sigue hasta el Calvario, arriesgando su vida por él, lo que le valdrá el privilegio de ser el único. de los Doce a no morir mártir. Esta fidelidad se puede resumir en una palabra: el amor recíproco de Cristo y del discípulo predilecto. 

(…)

Una vez más, todo se reduce a una palabra: amor. Como Madeleine, Jean es quien no da la mitad, no traiciona, no abandona. No en vano es “  el hijo del trueno  ”, como Jesús los apodó a él y a su hermano por su carácter irascible, defecto que tiene como contrapartida el coraje y la dedicación.

 

Para seguir leyendo: https://fr.aleteia.org/2023/12/26/jean-levangeliste-mystere-damour/?utm_campaign=EM-FR-Newsletter-Daily-&utm_content=Newsletter&utm_medium=email&utm_source=sendgrid&utm_term=20231227


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/misioner/public_html/padresblancos/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Manolo Fernández