Palabras de agradecimiento

En mi idioma hay un proverbio que dice: “si la cabra ha comido del fruto del árbol, que no se olvide de dar gracias al viento que lo hizo caer”. Mi Acción de Gracias va primero a Dios nuestro Padre, por su Hijo Jesucristo con el Espíritu Santo. Es el que, desde la creación del mundo, sigue llamando a hombres y mujeres de distintas naciones, lenguas, culturas al servicio de su pueblo. A él Gloria y alabanza por los siglos.

También, mi agradecimiento va directo a los Misioneros de África que me han dado esta oportunidad de vivir una parte de mi formación en medio de vosotros.

Un agradecimiento especial a mis compañeros de Comunidad: a Santi, Gonzalo y Oscar os agradezco. Decía un escritor famosísimo de África del oeste, Hamadou ampate Ba: gracias, es una pequeña palabra que no sale de la boca hasta después de una acción que inspira de la gratitud. Gracias por haberme ayudado a integrarme a un mundo diferente del mío. Gracias por ayudarme a profundizar en mi deseo de servir el Señor a través de diferentes experiencias. Durante este periodo de experiencia pastoral, he vivido mi fe y he aprendido la cultura de la gente a la cual he sido enviado. He fortalecido mi relación con Cristo y he conocido más a fondo a los Misioneros de África y su carisma. Esta experiencia pastoral me ayudó a comprender la realidad de la misión, y me ha permitido un mejor discernimiento de mi deseo de comprometerme a seguir a Jesús como misionero de África. Sin vuestra ayuda a lo mejor hubiera sido un fracaso. ¡Que Dios os bendiga cado uno a la medida de su esfuerzo!

Qué te digo querido Don Manolo. Me acogiste desde que llegué aquí en Roquetas y en tu parroquia no como un extranjero, sino como tu hermano. Gracias por tu sencillez y tu disponibilidad. Por todo lo que hiciste para mí te digo: “Bark wusgo.”

A vosotros los voluntarios del centro de África con quiénes he colaborado durante estos 16 meses de estancia, os digo, muchísimas gracias por todo lo que hicisteis por mí.

Al coro, gracias por la fraternidad vivida entre nosotros. Gracias por me haber soportado durante estos 5 meses que ya existe el coro. Al mismo tiempo pido perdón a cada una de vosotras por si acaso he ofendido alguien en mi deseo de hacer bien las cosas.

Gracias al grupo de catequesis de adultos de la parroquia y de ahí a todos los feligreses de la parroquia. Gracias al grupo de Caritas.

Se ha terminado mi estancia aquí en España, pero no se ha termino el cariño y el amor que siento por vosotros. Y de ahí quiero decir que, aunque me vaya estoy con vosotros porque se queda algo aquí que no puedo vivir si el, mi corazón. Los verdaderos amigos y hermanos nunca se despiden. Así yo tampoco me despido de vosotros.

Delante de todos vosotros he declarado mi deseo de seguir la formación con los misioneros de África a fin de un día comprometerme por la vida al servicio de la Iglesia. Por lo cual voy a continuar con mis estudios de teología de 4 años en nuestra casa de formación en Costa de Marfil. El camino es largo, por lo tanto, os pido una sola cosa en este día de Acción de Gracias y no de despedida. Que recéis por mí. No me olvidéis en vuestras oraciones. Para que cada día pueda decir sí a la llamada de Dios con generosidad y entrega total, como lo hizo María, Reina de África y de los misioneros.

¡Que Dios os bendiga!

¡Hasta siempre!

Jonás Yamba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies