195031914-dama-dogonland-tocar-el-tambor-tambor-instrumento-musica
África – Noticias
20 abril, 2017
cristo mano
2º domingo de Pascua A
22 abril, 2017
Mostrar todo

Ejercicios Espirituales en Galapagar

unnamed

“El pasado 28 de marzo, un grupo de 25 Padres Blancos y una Hermana Blanca (Herenia Esquerra), llegábamos a La Casa de Espiritualidad Santa María, en Galapagar (Cerca del Escorial) para comenzar nuestros Ejercicios Espirituales cuyo mensaje lo podría resumir en dos palabras: NACER Y RENACER.

Así comenzaron estos días de Ejercicios y así han terminado animados por la Hermana María Victoria González de Castellón, familiarmente: Hna.  Toya. Una semana feliz de silencio, soledad, y en todos los aspectos muy fecunda.

Toya, con su mensaje, vivido por ella misma en países de África, América y Europa, contagia. Con un lenguaje muy sensible y una visión muy humana y femenina. Obsesionada por las actitudes vividas y no por una reflexión religiosa y fría.

Estas actitudes nacidas de una presencia amorosa, de un Dios Amor, fuente y presencia de nuestro asombro, fidelidad, búsqueda de la verdad y que contagia la bondad sencilla, y la belleza alegre.

Este Dios Amor que ha creado la vida, los seres y las cosas con la expresión “y vio que todo era bueno”.

Este Dios tiene para nosotros un nombre, Jesucristo, y viene a encontrarse con nosotros. Sus primeras palabras en el Evangelio de Juan son éstas: ¿a quién buscáis? Y nosotros hoy, como sus discípulos de ayer, le respondemos con esta pregunta: ¿dónde vives Tú, Señor? Y su respuesta sigue siendo la misma que ayer: “Venid y veréis”. Y viviendo con Él, encontramos la respuesta a la gran pregunta: “¿de dónde vengo? y ¿a dónde voy?”. Y siguiendo día a día este camino, vamos descubriendo el sentido de nuestro vivir, rumiando la Palabra, buscando su presencia en el silencio, transformando lo viejo en lo nuevo, el pasado en la esperanza, el nacer es un renacer, no de la sangre sino del Espíritu (2 Cor, 5, 17; Is. 43, 19). Frente a tantos y tantos que no descubren el sentido de su vivir, porque buscan vivir solos, que pierden el contacto con los otros, que buscan siempre vivir aislados.

En cambio, las personas que viven su interioridad guardando la paz son capaces, día a día, de comunicarla a los miles de personas con quienes conviven. Como dice la espiritualidad de la Iglesia ortodoxa: “Dame tu sangre y te daré el Espíritu”. Esta es la llamada de Dios en la última etapa de nuestro vivir: “renacer como hombres nuevos”, nos dice S. Pablo. Hombres nuevos que viven el amor preferido por los pobres. Hombres nuevos que son fuente de un dinamismo y de un apostolado fecundo, fecundidad humanamente inexplicable. Así, gozosos de tan hermosa vivencia, volvimos a Madrid el pasado día 6, para continuar nuestra misión, en mi caso, en la Residencia de Ancianos de Nuestra Señora de Gracia de Viana. ¡Feliz Pascua de Resurrección! ¡Feliz Renacer!”

Alfonso Continente, mafr

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies