may-703626_1280
7º domingo ordinario A
18 febrero, 2017
Titmouse on a hand.
8º domingo ordinario A
25 febrero, 2017
Mostrar todo

Dios llama en esta época, para plantar

7303211-11232351

La creación es un signo para todos los pueblos de que un Creador existe. Pero la misma naturaleza da miedo: terremotos, inundaciones y cambio climático… La creación es también el escenario de las guerras por el agua potable, las tierras cultivables, las tensiones relacionadas con las migraciones, los conflictos interreligiosos, el terrorismo, etc.

 

Mientras llega “el día y la hora que nadie conoce”, Jesús nos ha hablado de una higuera cuya existencia es muy reveladora (Mc 13, 28-33). Y yo quiero hablaros de otra higuera: En las montañas de la Kabilia argelina, en la ciudad de Tizi-Ouzou, se encuentra el Centro La Higuera. Tras el asesinato en 1994, de cuatro padres blancos por terroristas islámicos, algunos pensaron que aquello era “el fin del mundo”. Hoy en día, otros padres blancos se encargan de este centro puesto a disposición de los estudiantes argelinos.

 

La Higuera de Tizi-Ouzou es un signo para nuestra época. En vez de hacer las maletas e irnos, sacudiendo el polvo de nuestros pies, la muerte violenta de nuestros compañeros nos empujó a confirmar nuestra vocación en favor del encuentro: Debido a sus orígenes, nuestra Sociedad misionera, ha mantenido siempre una atención especial por los creyentes del Islam (art. nº 1 Constituciones). En lugar de gritar venganza, el hecho de haber plantado esa Higuera en las montañas argelinas, nos arraiga en el amor y la compasión. La sensación de « fin del mundo » ha sido remplazada por la de « nace un mundo nuevo ». Dios sigue llamando para cuidar de este nuevo mundo.

 

Jesús muestra su poder cuando cambia los corazones, no cuando destruye al pecador; su gloria es la del que sirve y sana, no la del que asusta y castiga; su poder es universal y salvador porque ve más allá de las apariencias y porque nadie escapa al poder redentor de su muerte en cruz. Y por eso Él sigue enviando mensajeros para que esta Misión sea sembrada y eche raíces.

 

La Higuera de Tizi-Ouzou marca el ritmo de la estación en la que nos encontramos en este siglo XXI: la estación de la colaboración, de la fraternidad, del encuentro, del servicio, de la verdad, de la amistad, del fututo: Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo eso (Mc 13, 30) dice Jesús. Mis compañeros de Tizi-Ouzou no creen que estén perdiendo el tiempo, ni la Iglesia que nos confía en esa parte del mundo el ser testigos de la esperanza. Tal vez Dios te esté llamando para unirte a nosotros y cuidar de esta Higuera.

 

José María Cantal, mafr

bobo_equipe01

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies