e622b67cace4765679f150a31ÁFRICA – Llegar a la paz en África: un sueño posible a través del diálogo, no con las armas

Kara – “¿Quién salvará a la República Centroafricana, Congo, Somalia, Sudán del Sur, Nigeria, Libia?, ¿quién salvará a África de toda la violencia que está aplastando y empobreciendo continuamente al continente africano, cada vez más víctima de la barbarie de sus propios hijos?, ¿podrá África alguna vez liberarse de esta espiral de violencia? Estas son las preguntas que nos hacemos cada noche”, confiesa a la Agencia Fides el padre Donald Zagore, misionero de la Sociedad de Misiones Africanas, al hablar sobre los episodios de violencia registrados en los últimos días en el continente africano. “Ahora más que nunca se necesitan urgentemente acciones concretas y efectivas para salvar las vidas de millones de hombres, mujeres y niños que están siendo sacrificados. África no debe ser un cementerio abierto con miles de muertos, África no es la tierra donde el saqueo de la economía, la tortura, el asesinato, son solo banalidades. No, África no debe ser el escenario donde el mal siempre triunfa”, insiste el misionero. “Es hora de que los africanos se den cuenta de esta trágica fatalidad”, explica el sacerdote a la Agencia Fides. “Es hora de que los africanos se nieguen a empeñarse en esta lógica de violencia interminable impuesta por hombres sin fe ni leyes, hombres que, paradójicamente, encuentran en la destrucción de la humanidad el camino por excelencia para realizar su propia humanidad. Es hora de que surjan hombres y mujeres amantes de la paz en este continente”, agrega.

“Si la historia de nuestro continente, a través de sus interminables rebeliones y guerras, ha demostrado que la violencia como medio de expresión es lo más común en el continente africano, también debemos admitir que la violencia en sí misma nunca ha traído progreso y nunca será una solución a nuestros problemas. Nunca construiremos nuestro continente usando el lenguaje de las armas. Solo el verdadero diálogo, que trasciende todo tipo de segregación y marginación y que reúne a todos, sin excepción, puede salvar al continente africano”. “Es urgente hacer frente al desafío de la paz a través del diálogo verdadero sobre todas las dificultades que impiden la mejora de los pueblos africanos en el camino de la igualdad, la responsabilidad y la libertad. Esto solo será posible a través de la cultura de un amor social animado por el sentido de la caridad”, concluye el padre Zagore.

Agencia Fides

malawi-mapMALAWI – Subdesarrollo y corrupción. Los obispos piden un “cambio total de mentalidad”

Lilongwe – “En 54 años de independencia de Malawi no se ha conseguido aquello a lo que se aspiraba”, lamentan los obispos de Malawi en su Carta Pastoral publicada el 29 de abril. “Observamos con profunda tristeza que la mayoría de la población del país todavía languidece bajo el yugo de la pobreza, la ignorancia, la enfermedad, el hambre y una mentalidad seriamente distorsionada que ha llevado a una decadencia moral peligrosa para nuestra sociedad”, aseguran los obispos que hacen alusión a la pobreza de una población en un país con un enorme riqueza potencial: “Tenemos recursos dados por Dios, como ser un pueblo trabajador, como el tercer lago más grande de África, como tierra fértil, montañas majestuosas, recursos naturales y el don precioso de la paz del que Malawi ha disfrutado desde la independencia”. Los obispos piden un “cambio total de mentalidad” para mejorar la situación. En primer lugar, se hace necesario reflexionar sobre el estado de la democracia 25 años después de la reintroducción del multipartidismo. “¿Vivimos en una verdadera democracia o en un sistema que permite a algunas personas que ejercen el poder disfrutar de las riquezas del país a expensas de la gran mayoría?”, se preguntan. Una de las dificultades que debe abordarse es la democracia dentro de los partidos donde prevalece el interés del líder de referencia y de sus simpatizantes en lugar del de sus afiliados y votantes. “No podemos esperar que los líderes que suprimen la democracia interna y promueven la cultura del miedo en su propio partido se conviertan de pronto en personalidades democráticas una vez que llegan al poder”, subrayan los obispos que invitan a los líderes de todos los partidos a promover la democracia dentro de sus formaciones. “La política debe promover el bienestar de todos y no solo el de aquellos que están vinculados a los poderosos de turno”, recuerdan los obispos. Sanidad, educación, agricultura e infraestructuras son las áreas en las que debemos centrarnos para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos de Malawi, que están amenazados por la corrupción desenfrenada. Por ejemplo, la situación de la sanidad, deficiente en instalaciones, material médico y personal, “se ve exacerbada por un grupo de individuos sin escrúpulos que han transformado el sistema de suministros sanitarios en su lucrativo negocio”, denuncian los obispos. Lo mismo ocurre con la construcción de nuevas infraestructuras, muchas de las cuales no se completan porque se terminaron fondos asignados por culpa de la corrupción. Sobre las elecciones generales del próximo año, los obispos esperan que los votantes elijan a “líderes que se conviertan en agentes de cambio”. Para sensibilizar a los fieles, la Conferencia Episcopal ha pedido a las parroquias y asociaciones eclesiales que distribuyan y debatan la Carta Pastoral en las reuniones parroquiales.

Agencia Fides

za_large_locatorZAMBIA – Gran contribución a la evangelización de los sacerdotes polacos Fidei donum desde hace medio siglo Lusaka

“Inspirados por el llamamiento del Papa Pío XII en su Encíclica ‘Fidei donum’, veinte diócesis en Polonia, desde 1968, han enviado a Zambia a unos cien sacerdotes que han contribuido significativamente a implantar y hacer crecer la Iglesia local. Los sacerdotes polacos Fidei donum han sido testimonios eficaces del amor misericordioso de Dios, especialmente en la evangelización de los pobres, en la proclamación del Evangelio y en la administración de los sacramentos”. Esta importante contribución a la evangelización en Zambia por parte de los sacerdotes polacos Fidei donum ha sido recordada por el Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, en un mensaje enviado al padre Christopher Mroz, responsable de los misioneros Fidei donum en Zambia, con motivo del 50 aniversario de su presencia en el país africano. El Prefecto del Dicasterio Misionero ha enfatizado que muchos de ellos han estado, y todavía están, “involucrados activamente en la construcción de nuevas misiones, en la enseñanza en escuelas, al servicio de la administración diocesana y en la gestión de programas humanitarios”. El Cardenal Filoni los ha instado a “continuar con su generoso trabajo, pastoral y misionero” y ha dado gracias a Dios “por las abundantes gracias y bendiciones que ha derramado en Zambia” a través de sus actividades misioneras. Además, expresado el deseo de que este “maravilloso intercambio de dones entre las diócesis de Polonia y Zambia continúe”, el Cardenal Filoni ha concluido diciendo: “Estas celebraciones del Jubileo pueden ser un momento de grandes gracias para los sacerdotes polacos Fidei donum y para sus diócesis de origen, para las Iglesias locales a las que sirven y para todo el pueblo de Dios en Zambia”. El primer sacerdote polaco Fidei donum en Zambia fue el padre January Liberski, de la archidiócesis de Katowice, quién llegó al país africano el 24 de marzo de 1968. Desde entonces, 91 sacerdotes Fidei donum de 20 diócesis han seguido sus pasos, dejando Polonia para comprometerse con el apostolado misionero en esta tierra. Doce de ellos todavía están en Zambia, y son originados de 5 diócesis: Katowice 6, Pelplin 3, Plock, Radom y Torun 1. Su primer compromiso fue la actividad misionera directa, de ahí la proclamación del Evangelio, la implantación de la Iglesia, la administración de los sacramentos, la organización de la actividad catequética, la guía de las Pequeñas Comunidades Cristianas, la asistencia a los enfermos… Además del trabajo pastoral directo, los Fidei donum polacos también se han involucrado en otros campos misioneros, como la enseñanza en escuelas y seminarios, la dirección espiritual de los seminaristas, la construcción de edificios para nuevas misiones, la realización de programas social. Uno de ellos se ha encargado de la traducción de la Biblia al idioma local Cimambwe y luego ha escrito un diccionario inglés-Cimambwe. Algunos han sido responsables o miembros de varios organismos diocesanos. Muchos misioneros polacos han dedicado gran parte de sus vidas a la evangelización en Zambia, hasta el punto de morir en el país africano. La experiencia misionera más larga fue la de Mons. Marcel Prawica, de la diócesis de Radom: llegó a Zambia en 1972, pasó 41 años en la parroquia rural más aislada de la diócesis de Kabwe, y regresó a su hogar solo porque estaba enfermo, en 2017, algunos meses antes de fallecer. Según el Anuario Estadístico de la iglesia, en Zambia hay 5.239.000 católicos entre una población de 15.474.000 habitantes. Los sacerdotes diocesanos son 518 y los religiosos 394; los religiosos no sacerdotes 100 y las religiosas 1.037. En el 2016 la iglesia ha celebrado el 125° aniversario de la evangelización, iniciada por obra de los Padres Blancos y de los Jesuitas.

Agencia Fides

nigeria_mapNIGERIA – Desigualdad laboral y corrupción: Es necesario poner la dignidad de la persona en el centro

Abuja – “El trabajo no es una mercancía cualquiera y la dignidad de los trabajadores debe ser siempre el primer criterio de evaluación, como enseña la Doctrina Social de la Iglesia. El trabajo confirma la identidad profunda del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios”, asegura a Fides el padre Joseph Nomhwange, de la Sociedad de Misiones Africanas en Nigeria, recordando que el 1 de mayo en todo el mundo se celebró el Día de los Trabajadores. “Debería de ser una celebración del compromiso colectivo para hacer del mundo un lugar habitable, además de para poder cuidar de nuestras familias. Lamentablemente, -continúa el sacerdote-, en muchos países como Nigeria se ha convertido en un día de protesta, un recordatorio de una creciente desesperación e incluso, para algunas personas, una jornada internacional de los pretextos”. En Nigeria este año los trabajadores escucharon los discursos de los líderes del Congreso Laboral de Nigeria (NLC) y del Gobierno. La secuencia siempre es la misma: los sindicatos renovaron su compromiso de proteger los intereses de los trabajadores y el gobierno respondió prometiendo también una mejor respuesta. “Al final de las celebraciones, los líderes de la Unión se marcharon en los vehículos pagados por los trabajadores a través de las cuotas sindicales y los funcionarios del gobierno hicieron lo mismo con los que los trabajadores costean con sus impuestos. Por su parte, los trabajadores regresaron a sus hogares con las mismas viejas y tristes historias de malas condiciones de trabajo, derechos pisoteados, bajos salarios y sueldos impagados”, señala el misionero. “El coste de la vida sigue aumentando mientras que el salario mínimo se ha mantenido fijo. Sin embargo, este es el menor de los problemas para muchos trabajadores ya que en casi todos los 36 estados de Nigeria, los trabajadores pueden llegar a acumular hasta 10 meses de salarios atrasados”, asegura. “Cuando a los maestros no se les paga, -señala el padre Joseph-, el sistema educativo se ve afectado; cuando a otros funcionarios públicos no se les paga, la lucha contra la corrupción comienza a relajarse. El problema no se limita solo a los trabajadores sino a los pensionistas que a veces mueren en la pobreza después de haber trabajado para el gobierno durante años. El mensaje que el gobierno está enviando implícitamente es el de que “usted debe obtener lo que pueda, cuándo y dónde pueda y debe hacerlo solo”, fomentando así la baja productividad y la alta corrupción. Este año, el objetivo principal de la celebración en el país africano estuvo orientado a aumentar el salario mínimo de los trabajadores. Representado por el vicepresidente Yemi Osinbajo, el presidente Muhammadu Buhari aseguró a los trabajadores un claro progreso económico. Dirigiéndose a la población, explicó: “Creemos que lo peor ha pasado para Nigeria”. “Pero, con el aumento del coste de la vida, ¿podemos considerar justo el salario con el que mantenemos a una familia?, ¿es un salario digno en términos de utilidad?, y, por último, ¿puede justificarse que legisladores y políticos sigan teniendo salarios desproporcionados?”. Por esta razón, en la sociedad nigeriana, -concluye-, una reflexión sobre el sentido y el significado del trabajo debería de generar una revisión de las conciencias y una reforma general basada en los principios de equidad y defensa de la dignidad de todos los trabajadores”.

Agencia Fides

Centroàfrica_mapaREPÚBLICA CENTROAFRICANA – La Iglesia es hoy el único refugio seguro

La agencia de noticias SIR, de la Conferencia Episcopal Italiana, ha entrevistado al misionero carmelita Aurelio Gazzera. Este misionero vive y trabaja en Bozoum, a 300 kilómetros al norte de Bangui, la capital de la República Centroafricana. El 1 de mayo pasado eran asesinadas en Bangui 22 personas que asistían a Misa en una parroquia. El número de heridos superó el centenar.

El misionero explicaba que, “poco antes del ataque a la iglesia, las fuerzas armadas locales habían arrestado a uno de los rebeldes que vivían en el barrio PK5 de Bangui y sus milicias, como reacción, han asaltado la iglesia que se encuentra en el límite de esta zona. La tensión es alta y hay miedo de que se desencaden venganzas y reacciones”.

Sobre la idea de que hay un enfrentamiento entre los musulmanes Seleka y los cristianos anti-Balaka, el padre Aurelio es claro: “Desde el inicio del conflicto hemos buscado evitar de hablar de cristianos y musulmanes. Es verdad que entre los anti-Balaka hay algunos cristianos, pero jamás nadie ha apoyado mínimamente ni siquiera apreciado su iniciativa. No son milicias cristianas: son gente que se une por reacción contra la violencia, a veces por razones étnicas, con frecuencia económicas. Es verdad que cuando se asalta una iglesia, como en Bangui, la reacción es muy fuerte. Sin embargo, desde la Iglesia las indicaciones son claras. Sin embargo junto al esfuerzo por calmar los ánimos son necesarias respuestas fuertes: no se puede dejar que gente armada recorra el centro de la ciudad, no se puede permitir que bandidos entren en una iglesia o en una mezquita”.

De hecho, explicaba, “la Iglesia en Centroáfrica es hoy el único refugio seguro y todos saben que la Iglesia está abierta a todos. Sentir que hay necesidad de dar refugio es lo que me hace quedarme”.

Junto a este refugio está su día ad día: “Vida de parroquia, con la catequesis, las celebraciones, los sacramentos. Nuestra Iglesia es muy joven, tiene menos de 100 años de vida, con todo el entusiasmo y las debilidades que esto comporta. Luego están las escuelas, desde las guarderías hasta los institutos, los dispensarios con proyectos para enfermos de sida y el acompañamiento a las mujeres embarazadas. Hacemos mucho también en el sector agrícola: en Centroáfrica el 80% viven de lo que produce la tierra. Hemos introducido nuevas técnicas de cultivo para el arroz que han aumentado mucho su cosecha; desde hace años hemos puesto en marcha ferias agrícolas, espacios para vender y festivos que ayudan a que los jóvenes vean un rostro positivo del país”.

OMPRESS

RepDemCongo_map

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO – Aliviar el dolor, los traumas y las tragedias de miles de mujeres.

Desde 1959 el Centro Olame de Bukavu ha dedicado sus esfuerzos a ayudar a mujeres de esta zona del este de la República Democrática del Congo, que tanto sufren.

Nacido como un centro de animación social y rural de la diócesis de Bukavu, en aquella época, se afrontaba uno de los principales problemas de las mujeres de entonces, la malnutrición de sus hijos y los casos de kwashiorkor – literalmente “el que se desplaza” en una lengua de Ghana – esencialmente una enfermedad causada por la malnutrición. El hijo que estaba siendo amamantado era “desplazado” por el hermano recién nacido.

En estos sesenta años la situación no ha mejorado. Missio Deutschland – las Obras Misionales Pontificias de Alemania – colabora con el Centro Olame. Cuentan cómo, debido a la guerra civil que sufre el este del Congo, miles de mujeres han sufrido verdaderos traumas. Han visto profanados sus cuerpos y, además, son estigmatizadas por sus familias como consecuencia de la violación. En ocasiones se han visto infectadas con Sida y otras enfermedades. Y están los niños fruto de las violaciones, causa de disputas en la familia.

El Centro Olame ayuda en la actualidad a 5.000 mujeres a superar sus traumas y les permite comenzar una vida nueva y digna. La diócesis de Bukavu, con este centro, ha desarrollado un programa que une terapias emocionales y médicas. No obstante, el Sida sigue siendo un tabú, y algunas mujeres se niegan a recibir tratamiento.

Olame lleva además programas como la campaña lanzada en 2016 “Una mujer – un árbol”, para concienciar sobre el cuidado de la naturaleza y el entorno.

OMPRESS

españa-mapa

ESPAÑA – Cada misionero de la diócesis es un don

Con ocasión de la Jornada del Misionero Diocesano que se celebrará este domingo en Madrid, el cardenal Carlos Osoro mandaba una carta a los más de 600 misioneros madrileños en todo el mundo. También ha querido, con una carta pastoral, que todos los fieles de la diócesis se unan a los misioneros en este día especial, en la que reconoce que cada uno de ellos es un don:

“Cuando se acerca el día de la Ascensión del Señor, recordamos que ese día en el que Cristo se despide de los que han sido sus compañeros, sus amigos, sus confidentes, es sin duda para Él un momento de nostalgia y para los apóstoles fue un momento duro, en el que quizá se preguntaron cómo afrontar la vida sin su Señor.

Al vivir el Evangelio, siguiendo a Cristo, a su Maestro, habían encontrado una alegría y una paz que los mantendrían y ayudarían a vivir las dificultades y contrariedades de la vida. El Señor hizo de ellos discípulos y los invitó a seguirle, desde sus limitaciones pero también con ánimo y generosidad, renunciando a todo los que les ataba en esta vida. Le siguieron y se convirtieron en testigos valientes de Él.

Desde del día de la Ascensión, los apóstoles llevaron el mensaje de su Maestro hasta los confines de la tierra y predicaron incansablemente, a tiempo y a destiempo, con su palabra y con su vida, la buena noticia del amor de Dios por la humanidad. Fueron constituidos misioneros, portadores de la paz y de la misericordia del Señor.

Hoy, los misioneros son esos apóstoles que escucharon la invitación de Jesús a seguirle y, siguiéndole, descubren que vale la pena dedicar la vida entera a llevar la luz de la fe a todos los hombres, de cualquier raza, color, cultura, condición. Los misioneros, como aquellos primeros, han puesto la vida entera en manos del Señor que los está conduciendo por situaciones y condiciones que nunca hubieran podido esperar.

El día de la Ascensión del Señor es, en Madrid, el día en el que recordamos de modo particular a nuestros misioneros, a los que han partido de nuestra diócesis. Son más de 600 repartidos por todo el mundo. Cada uno de ellos es un don con el que el Señor ha querido bendecir a los hombres a los que han sido enviados, pero también lo es para nosotros, que nos admiramos y nos alegramos de su trabajo generoso y, muchas veces, complicado. Cada uno de ellos es un milagro de la gracia; contando con sus limitaciones y pobrezas, son verdaderos instrumentos de la paz y del amor de Cristo.

Este año se nos propone este lema Sigue su huella. Seguir la huella del Señor que nos llama a avanzar por donde El avanza. Pero también se nos invita a seguir la huella de los misioneros que le siguen ya y andan por delante de su gente indicando el camino para llegar a Dios.

En esta jornada sentid todos los madrileños la urgencia de rezar por ellos y por su misión. Dad gracias a Dios por su vida y por su trabajo. Ayudemos a nuestros misioneros con su tarea apostólica, con nuestra oración, pero también con nuestra aportación económica.

¡Cuánto me gustaría que los jóvenes madrileños contemplaseis con ilusión la vida de estos hombres y mujeres que van por delante y, con la ayuda de la Iglesia y de la oración, descubrieseis vuestra vocación al apostolado y a la evangelización de nuestra diócesis! Pero al mismo tiempo, pensad que Dios sigue necesitando de hombres, de mujeres que, dejándolo todo, salgan de nuestra tierra para llevar a los confines de esta tierra, a las periferias de nuestro mundo, la luz y la alegría de la fe. Ved esta invitación como una vocación a la misión que viene de Dios.

Ponemos esta jornada de Madrid con sus misioneros en manos de la Virgen, nuestra Señora, bajo la advocación de la Almudena, Ella es la Reina de las misiones y de los misioneros. Cuida, Virgen María, a aquellos que dejándolo todo han decidido convertirse en el mundo en dadores y continuadores de la labor más grande, como es llevar a los hombres el mensaje de su Hijo Jesucristo”.

OMPRESS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies