195031914-dama-dogonland-tocar-el-tambor-tambor-instrumento-musica
África – Noticias
5 mayo, 2018
tambores_2
África – Noticias
10 mayo, 2018
Mostrar todo

6º domingo de Pascua B

amaos-unos-a-otros
Hechos de los Apóstoles 10,25-26.34-35.44-48   —   1 Juan 4,7-10   —   Juan 15,9-17

Es difícil resumir los textos de San Juan, por lo ricos y complejos que son. A menos que uno acepte de antemano que el resumen será muy subjetivo. Ese es mi caso, y esto es lo más importante que he retenido del evangelio de este domingo: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo” “Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros. Y vuestra alegría llegue a la plenitud”.

¿Por qué ese resumen? Tal vez porque acababa de leer una entrevista a Ngaire Woods, profesora en Oxford y experta en “gobernanza”: “Se han roto los lazos entre las elites y el pueblo”. “Los populistas, utilizando el lenguaje de la gente, ofrecen soluciones fáciles, la salvación”. “Facebook y Google han creado un patio de recreo en donde los populistas pueden tranquilamente promover el miedo”. Y porque, Jesús, que nunca se ha servido de consignas fáciles, se pronuncia con toda sencillez en el texto de este domingo: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo”.

Ahora que con la urbanización y la globalización las distancias entre las élites (económicas y culturales) y las masas, y entre el primer mundo y el tercero, se hacen más visibles, la gente querría encontrarle un significado a su vida, a su condición humana, a su futuro. Y para poder hacerlo en nuestras sociedades tan heterogéneas, cada uno se agarra a su pequeño gueto (cultural, nacionalista, religioso, deportivo…), y a sus consignas simplistas y tranquilizadoras.

De hecho nuestra realidad se parece a la de Samaria, Galilea y Judea en el siglo primero, no muy diferentes por otra parte, a la de Palestina e Israel hoy, con sus luchas y divisiones. Ombligo del mundo, lugar de encuentro y de contiendas, los fariseos, saduceos, zelotes, sectarios de Qumrán, filisteos de la costa, judíos de lengua griega, judíos romanizados… tenían todos la misma necesidad, la de un enemigo, “los otros”, que les facilitara el encontrar un sentido a sus vidas. Jesús, al contrario, no nos ofrece teorías simplistas. Tampoco culpabiliza a “los otros”. Sencillamente nos invita a sentirnos amados: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo” “Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros. Y vuestra alegría llegue a la plenitud”. Para quienes se saben amados por Jesús, nada ni nadie podrá quitarles su alegría y su esperanza.

Como buen judío, Jesús reconocía la transcendencia absoluta de Dios. Nunca podremos entender la fuerza de ese amor de Dios que él sentía, hasta el punto de llamar ‘Abba’, ‘papá’ a esa Transcendencia absoluta. Ni tampoco podremos explicar de manera lógica el amor absoluto de Jesús por nosotros. Un amor así, tan sólo se puede vivenciar, es un amor vivido. Y así es como Jesús se expresa, una vez más, como un “judío”. No hay teología especulativa en las palabras que Juan le atribuye. Al árbol se le conoce por los frutos. “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor”. En el episodio de Emaús, es al partir el pan cuando los discípulos comprendieron que Jesús estaba con ellos. Y en la lectura del libro de los Hechos de este domingo, es sólo cuando aceptan que Dios da su Espíritu también a los paganos, a los enemigos religiosos, a “los otros” por excelencia, incluso antes de haber sido bautizados, que los primeros cristianos, todos judíos, serán capaces de sentir la alegría de Jesús que les habita. Esa experiencia dio sentido a sus vidas, y ellos quisieron compartir su alegría con las gentes del Mediterráneo, convertidos así en misioneros de una verdadera Buena Noticia: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo” “Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros. Y vuestra alegría llegue a la plenitud”.

No somos ni filósofos ni políticos. Los proyectos políticos y las soluciones económicas son necesarias, e incluso eficaces, con tal de no convertirlas en valores absolutos. Valor absoluto es el amor del Padre hacia Jesús y el amor con que Jesús nos ama. Y nosotros estamos llamados a ser testigos de ello.

Ramón Echeverría, mafr

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies