56905344
África – Noticias
16 mayo, 2017
África – Noticias
22 mayo, 2017
Mostrar todo

6º domingo de Pascua A

web3-sheep-shepherd-holding-carrying-smile-peace-comfort-shutterstock_64063342-sue-mcdonald-shutterstock

Hechos de los Apóstoles 8, 5-8.14-17   —   1 Pedro 3, 15-18   —   Juan 14, 15-21

 

La frase de Pedro en la segunda lectura es muy conocida y sigue siendo de actualidad: “Estad siempre prontos para dar razón de vuestra a todo el que os la pidiere; pero con mansedumbre y respeto”.  Tiene su equivalente en el “Vosotros sois sal y luz” de Jesús en el evangelio de Mateo. Esas dos frases resumen bien cuáles debieran ser nuestra actitud y nuestro comportamiento con los humanos, hermanos nuestros. Además, en el evangelio según San Juan de este domingo, Jesús promete que su Espíritu estará siempre con nosotros para guiarnos por los nuevos caminos: “El Padre os dará otro Defensor que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad”.  Por todo esto, me ha venido la idea de ofreceros como comentario a este domingo un himno que me gusta tanto que lo he recitado durante cuatro semanas dos veces al día. En efecto, para este tiempo pascual el breviario nos da a escoger entre una docena de himnos que solemos alternar. Pero uno de ellos que alude al encuentro de Jesús resucitado con los dos discípulos que se volvían a Emaús me ha cautivado más que los otros. Aquí os lo ofrezco:

 

Mi corazón, Jesús, has encendido

En la encrucijada de las escrituras.

No permitas que esa herida

En mí se cierre:

Guía mis sentidos hacia dentro

Fuerza mi andadura a la aventura

Para que el fuego de tu gozo

A otros inflame

La mesa en la que te sentaste

Para la fracción que te revela

Yo la veo, y de ti brilla,

Único Maestro.

Al atardecer haz que yo salga

Donde tantos de los míos viven sin noticias

Y con tu nombre en mi mirada

Haz que te conozcan

Sus ojos nunca te han encontrado

Tú ya no entras en su albergue

Y cada uno dice: ¿A dónde podré ir

Si Dios no está conmigo?

Pero tu primavera ha despertado

En mis sarmientos casi sin savia

Para que yo sea Ese extranjero

Que la Pascua enciende.

 

Oración del tiempo presente, p.354 – 346

 

Ramón Echeverría, mafr

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies