pilar-rahola Domund
PREGÓN DEL DOMUND 2016 POR PILAR RAHOLA
24 octubre, 2016
estar-preparados
1er domingo de Adviento A
25 noviembre, 2016
Mostrar todo

28º Capítulo General de la Sociedad de los Misioneros de África

 

El 28º Capítulo General de los Misioneros de África se celebró en Roma del 13 de mayo al 12 de junio de 2016 y reunió a 56 participantes, entre ellos 42 miembros con derecho a voto. El Capítulo, de acuerdo con las Constituciones y Estatutos de los Misioneros de África, es “el primer poder de la Sociedad para todos sus intereses espirituales y temporales”. El Capítulo se vivió en un clima de fraternidad, solidaridad y colegialidad bajo la presidencia del Obispo Richard Baawobr, Superior General saliente y Obispo de la diócesis de Wa en Ghana -nombrado Obispo de Wa, el17 de febrero de 2016, y ordenado una semana antes de la apertura del Capítulo-.

En la apertura del Capítulo, el Superior General se expresó en estos términos: “Es providencial que comencemos este Capítulo General en esta fiesta de Pentecostés, la fiesta del nacimiento de la Iglesia, la comunidad de discípulos misioneros de Jesús. Después de haber recibido el Espíritu Santo, los discípulos de Jesús salen a anunciar que Jesús es Señor de todos los pueblos y que todos están invitados a la vida de comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo “. Otra celebración nos ha mostrado esta providencia divina: la celebración de San Matías al día siguiente de la apertura oficial. Hablando del significado del nombre Matías (regalo de Dios), el celebrante principal del día, recordó a los participantes que cada uno de ellos eran los dones de Dios, elegidos para vivir ese momento tan vida de nuestra Sociedad.

El Capítulo, recordemos, fue para nosotros una aventura para ampliar nuestra visión, para volver a los fundamentos de nuestro carisma, para celebrar nuestra unidad y fe en el futuro. Esto nos fue recordado por nuestro guía espiritual durante nuestro primer retiro. De hecho, él nos invitó a vivir ciertas actitudes espirituales, como la acción de gracias, la humildad, la responsabilidad, la libertad interior y la confianza para dejar que el Señor pueda irrumpir en nuestras vidas de forma inesperada y sacudir, tal vez, nuestros planes y expectativas.

Los participantes se reunieron para orar en la capilla de la Casa General, y así preparados, los participantes iniciamos la apropiación de la enfoque de la metodología de discernimiento apreciativo que fue elegido como método para el Capítulo 28 de nuestra Sociedad.

 

1. Un enfoque positivo que inicia por definir primero un núcleo positivo …

En concreto, el método nos invitó a discernir el Espíritu de Dios presente en la vida de nuestra Sociedad para ir más allá en nuestra fidelidad a través de un enfoque articulado en cinco fases. La primera fase fue para definir el tema o núcleo positivo, es decir, expresar lo que queremos llegar a ser, lo que queremos ser como Sociedad Misionera. El núcleo positivo es el que da la vida, la energía y la vitalidad de una comunidad. Este núcleo dirige y determina no sólo todo el Capítulo, sino que también implica el futuro de la Sociedad. En la oración y el compartir, y desde el tema propuesto por el Consejo General, inspirado en las reuniones de pre-capítulo, el Capítulo eligió el núcleo positivo -podemos llamarlo el tema-: “Llenos de la alegría del Evangelio y guiados por el Espíritu, nosotros somos una Sociedad Misionera intercultural con un espíritu de familia. Somos enviados al mundo africano y ahí donde nuestro carisma es necesario, para una misión profética de encuentro y del testimonio del amor de Dios “.

 

capitulo-1

 

2. … para descubrir las bendiciones de Dios.

La fase de definición nos llevó a la fase de descubrimiento. Esta fase nos hizo contemplar la vida de nuestra Sociedad y nuestras comunidades a través de las experiencias compartidas durante el Capítulo. En pequeños grupos de trabajo, evocamos las experiencias positivas como punto de partida para inventar nuestro futuro con Dios. Compartimos los mejores momentos de nuestra vida comunitaria, espiritual y misionera, y expresamos nuestro agradecimiento a Dios que nos ha bendecido con tantas gracias.

En el nivel espiritual, nos hemos alegrado de nuestra vida espiritual que se enriquece con nuestra fidelidad a la Palabra de Dios la cual nutre y fortalece nuestra relación con Cristo. Esta vida espiritual es sostenida por la oración personal y comunitaria, testimonio para los demás. A nivel comunitario, nos regocijamos del espíritu de familia que nos hace sentir hermanos entre nosotros, del carácter, intercultural de nuestras comunidades, del espíritu de servicio y sencillez en nuestras relaciones diarias. En el campo de la misión, expresamos nuestra fidelidad a nuestro carisma, nuestra atención a las cuestiones de la justicia, del encuentro con el otro diferente en la fe, nuestra colaboración con la Iglesia local. A partir de la experiencia de nuestros mayores, tomamos nuevas iniciativas para atrevernos juntos a vivir la misión con todos sus retos.

 

3. Ir más allá atreviéndose a soñar …

Es a partir de esta toma de conciencia que nos hemos permitido soñar lo que queremos ser en 2022. El sueño aquí es un compromiso para ser co-creadores con Dios. Nuestro sueño respondía a una pregunta “usando al máximo todos los dones, el carisma que Dios nos dio, ¿cómo será nuestra comunidad en el año 2022? ¿A dónde nos queremos dirigir? El sueño es la visión del futuro deseado por la comunidad que expresa en el carisma”. Y como sabemos, el carisma no es estático. Es dinámico y debe ser inculturado en las realidades y desafíos de nuestro tiempo para adaptarse a las nuevas realidades.

 

capitulo-4

 

4. Decidir para tarnsformar nuestro sueño en realidad

El sueño nos llevó a la etapa de decisión que consiste en ver cómo realizar nuestra visión y, por lo tanto, a ver si hay cambios necesarios en nuestra forma de hacer, en nuestras estructuras y en nuestras regulaciones para que nuestro sueño sea una realidad.

¿Qué debe ocurrir para que el sueño se haga realidad? Muchas orientaciones fueron dadas por los próximos seis años. Éstas serán publicadas en las Actas Capitulares que aparecerán pronto. Comparto con ustedes algunas de ellas.

En Justicia y Paz, reafirmamos nuestra opción por la periferia existencial (anteriormente hablábamos de zonas de fractura), que sigue siendo un criterio esencial para nuestras opciones pastorales. En el área de la integridad de la creación, el Capítulo se compromete a desarrollar nuestra opción por la integridad de la creación mediante la promoción de la eco-espiritualidad. Es un llamado para hacer de nuestras comunidades, espacios de la protección del medio ambiente. Es una invitación a ser una “Iglesia Verde”.

En el área de encuentro y diálogo, el Capítulo, a la luz del enfoque de nuestro fundador, el Cardenal Carlos Lavigerie, nos recuerda que el encuentro es ante todo “una actitud del espíritu. Es, antes que nada, un lienzo de tejidos amistosos con el otro en su cultura y religión. El encuentro y el diálogo deben ser la base de nuestra vida misionera.” Se nos invita a ser la vanguardia de una Iglesia de salida, en las palabras de Francisco.

Una nueva orientación es la inclusión de medios de comunicación en nuestra misión. El Misionero de África, fiel a la inspiración de su fundador, se hace “todo a todos” aprendiendo la lengua y la cultura de aquellos a los que es enviado. Hoy en día, emerge un nuevo continente cuyo lenguaje es digital. El Capítulo invita a los compañeros a aprender este lenguaje nuevo en el contexto de nuestra misión de evangelización y discernimiento según nuestro carisma.

Para el capítulo, la parroquia sigue siendo un lugar privilegiado para vivir nuestras opciones misioneras. Aquellas parroquias que animamos deben irradiar nuestro carisma particular basado en un proyecto apostólico común. El Capítulo insiste en la colaboración con la iglesia local y en la formación de los laicos.

Trabajar en una África en movimiento, el Capítulo nos pide apoyar a los pueblos africanos “cuando está en la búsqueda de la democracia y el buen gobierno y ser promotores de la reconciliación y el diálogo con los musulmanes en nuestro contexto de radicalización.”

 

capitulo-2-foto-principal

 

5. Del despliegue al compromiso de cada uno

Después de la fase de decisión, llegamos a la última etapa, es decir, la de la aplicación y el establecimiento de un plan estratégico. El Capítulo proporciona orientaciones, pero luego en cada provincia, cada sector, cada comunidad y cada Misionero debe apropiárselas para ver qué hacer y cómo se puede hacer realidad nuestro sueño. El Presidente del Capítulo, el Obispo Richard, dijo en sus observaciones finales que “el final del 28º Capítulo General, marca el comienzo de la 29 Capítulo general” y que “tenemos semillas preciosas en nuestras manos que son los resultados de este capítulo”. Nos invitó a plantarlas, regarlas y cuidarlas.

 

capitulo-5

 

6. Las intervenciones externas

A lo largo del capítulo, hemos tenido la oportunidad de escuchar a varios especialistas sobre diversos temas. El primer orador fue el Cardenal Filoni, quien vino a saludarnos en el nombre de su dicasterio y presidió la misa de apertura. Nos recordó que independientemente del carisma de una congregación, lo primero es la evangelización. También hemos escuchado al Obispo Jean-Marc Aveline, obispo auxiliar de Marsella, quien nos habló sobre el encuentro y el diálogo. Nos invitó a continuar con nuestra misión de encuentro y diálogo con los musulmanes debido a la vocación de la Iglesia dentro de la familia humana, haciendo hincapié en la importancia de la unidad de la familia humana tanto en el orden de la creación como de la redención. La Iglesia está al servicio de la relación que Dios quiere establecer con la humanidad y para ello necesita de nosotros y de nuestro carisma. Dimos también la bienvenida al Consejo General de las Hermanas Misioneras de Nuestra Señora de África con quienes hablamos de diversos modos de colaboración entre nuestros dos institutos hermanos.

El capítulo transcurrió en un ambiente de apertura, de fraternidad y confianza mutua. Los miembros del capítulo eligieron al P. Stanley Lubungo, originario de Zambia como Superior General. Su Consejo se compone de los PP. Francisco Barnes, Martin Grenier, Ignacio Anipu y Didier Sawadogo a quienes encomendamos a vuestras oraciones.

Un encuentro inolvidable es el que tuvimos con el Papa Francisco que nos dijo las siguientes palabras: “Vosotros los Misioneros de África, hacéis un muy buen trabajo en las Iglesias jóvenes. Vuestro testimonio es hermoso, lleno de la naturaleza radical de la Iglesia, continuad con valor.”

Didier Sawadogo, mafr

Asistente General

didier-sawadogo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies